Skip to main content

Código de conducta

Cumplimos nuestras promesas

Un mensaje del director del Consejo Directivo y CEO

Estimado colega:

La reputación de Aetna como líder de la industria depende de nuestra capacidad para cumplir promesas. Desde hace más de 160 años, nos hemos guiado por los más altos estándares de integridad. Las relaciones con nuestros clientes, socios comerciales y proveedores se construyen sobre la base de la confianza ganada con el transcurso del tiempo y a través de la experiencia. Es fundamental que cada día recordemos nuestro compromiso: hacer lo correcto por los motivos correctos y mantener a las personas a las que les brindamos servicios en el centro de todo lo que hacemos. Cuando actuamos con integridad, adoptamos el estilo Aetna (Aetna Way).

Nuestro código de conducta refleja los principios fundamentales del estilo Aetna. El código establece cómo debemos cumplir las reglas y regulaciones que rigen nuestra actividad comercial en todo el mundo. El cumplimiento del código y de otros requisitos normativos es responsabilidad de todos, desde los cargos superiores hasta los puestos más básicos de nuestra organización. No solo esperamos este compromiso de nuestros empleados, sino también que nuestros contratistas y subcontratistas mantengan políticas y prácticas similares. Tales contratistas y subcontratistas incluyen, entre otros, las entidades de primer nivel, subordinadas y relacionadas de Medicare.

Si aplicamos este código a todos los aspectos de nuestra actividad comercial, habremos cumplido la promesa de operar conforme a la ley, a las políticas de la compañía y a nuestros valores fundamentales.

Aunque el código no abarca todas las situaciones posibles, brinda varios ejemplos cotidianos que pueden ayudarlo a resolver posibles problemas. Además, sirve como marco orientativo general para desempeñar sus tareas con integridad y conforme a nuestra cultura y creencias. También incluye una lista de contactos para que pueda comunicarse si necesita ayuda o si tiene inquietudes.

En última instancia, nuestra reputación depende del buen juicio y de la personalidad de cada empleado de Aetna, independientemente de la jerarquía que tenga en la organización. Sin embargo, les exigimos mucho más a nuestros líderes, ya que se espera que todos los días actúen según nuestros principios fundamentales. Cuando dan el ejemplo a los empleados con comportamientos honestos y éticos de forma constante, tienen el poder de promover, conservar y fortalecer la cultura de integridad de Aetna.

Si alguna vez se le presentan dudas respecto de cuál es el camino correcto, adopte el estilo Aetna y aplique nuestro marco para tomar decisiones éticas que lo ayudarán a ir en la dirección adecuada. Si en algún momento considera que se cometió una infracción ética o legal, debe informarlo de inmediato. La primera persona con la que debe comunicarse es su líder. No obstante, hay otros recursos a su disposición, incluidos los Departamentos de Recursos Humanos, de Cumplimiento, Legal, de Seguridad Corporativa y de Servicios de Investigación, o la línea confidencial de Aetna AlertLine®. En nuestras políticas se prohíbe toda forma de intimidación o represalias en contra de las personas que cumplan con esta obligación.

Espero que cada uno de ustedes lea, comprenda y siga el código de conducta.  Consúltelo durante todo el año, según sea necesario.  Su compromiso con el cumplimiento de todas las políticas de la compañía y de las leyes y regulaciones que se aplican a nuestra actividad comercial contribuye al éxito de nuestra compañía. Lo invito a participar en el compromiso de proteger y fortalecer la reputación de integridad de Aetna y de cumplir las promesas que hicimos a quienes prestamos servimos y a nosotros mismos.

Hemos prestado servicios a nuestros clientes durante más de 160 años, guiándonos constantemente por los más altos estándares de integridad.

Mark T. Bertolini

  

Se necesita JavaScript

Para aprovechar al máximo su experiencia en Aetna.com, necesita habilitar JavaScript.
Sepa cómo configurar su navegador para habilitar JavaScript.

Está saliendo del sitio en Internet de Aetna.

Los enlaces a los sitios que no son de Aetna se brindan únicamente para su conveniencia. Aetna Inc. y sus compañías subsidiarias no son responsables ni responden por el contenido, la precisión o las prácticas de privacidad de los sitios vinculados, ni por los productos o servicios descritos en dichos sitios.

Continuar