Ir al contenido principal

Promoción de la igualdad en salud para los trabajadores de bajos salarios: Cómo los empleadores pueden reducir los costos de cuidado de salud, aumentar la productividad y ayudar a los empleados a mantenerse saludables

Escrito por Aetna Por Aetna

Cuando Sherrill* aceptó un trabajo en el centro de llamadas de un gran banco, el plan de salud de su nuevo empleador fue un punto de venta importante. Como madre soltera de dos niños pequeños, su principal prioridad es su salud y bienestar. Aunque Sherrill se asegura de llevar a sus hijos al pediatra con regularidad, hace varios años que ella no va al médico. Con la mayor parte de su salario de $35,000 destinado a alquiler, cuidado de niños, comida, transporte y otros gastos de vida, el dinero es escaso. Sherrill ha estado relativamente sana toda su vida, pero recientemente notó un pequeño bulto debajo del brazo izquierdo. Tiene la sensación constante de que debería controlarlo, pero le preocupa el costo de una visita al médico y cualquier prueba que se pueda pedir, ya que su plan de salud tiene un deducible alto. Está tratando de ignorar el bulto, esperando que desaparezca.

Desafortunadamente, situaciones como la de Sherrill están lejos de ser inusuales. De los aproximadamente 150 millones de estadounidenses que participan en los planes de salud patrocinados por el empleador, el 24 % se considera “subasegurado”, según la Encuesta bienal de seguros de salud más reciente del Commonwealth Fund [1]. Esto significa que tienen cobertura, pero no tienen los recursos financieros para pagar los altos costos de desembolso del plan.

Estas barreras financieras y sociales relacionadas impactan directamente las decisiones de cuidado de salud. Después de todo, cuando tiene dificultades para llevar comida a la mesa o para pagar el alquiler, hacer un presupuesto para un problema de salud inesperado puede parecer una tarea imposible. De hecho, la encuesta del Commonwealth Fund [2] encontró que el 41 % de los adultos subasegurados dicen que han pospuesto el cuidado que tanto necesitan y casi la mitad (47 %) lidia con problemas de facturas médicas y deudas.

Para los trabajadores con salarios bajos como Sherrill, la preocupación por los gastos médicos de desembolso puede llevar a retrasos en el diagnóstico y el tratamiento que habrían sido más efectivos en una etapa temprana. Este tipo de decisiones no solo afecta a los empleados, sino que también puede afectar los resultados de un empleador.

En muchos sentidos, los trabajadores de bajo salario se acercan al sistema de cuidado de salud de manera muy similar a las personas sin cobertura de seguro. La investigación ha encontrado que son menos propensos a tener un médico de cuidado primario (PCP). Cuando buscan atención médica, a veces optan por la sala de emergencias en lugar de alternativas más rentables, como un centro de cuidado de urgencia. Esto puede atribuirse a una serie de razones, que incluyen la asequibilidad, la falta de conocimiento de las opciones de tratamiento de menor costo, la accesibilidad debido a problemas de transporte o la inflexibilidad del horario.

* material hipotético para fines ilustrativos

Un estudio de 2017 de ocho de los grandes clientes del plan de grupo comercial de Aetna [4] reveló resultados de salud más deficientes y costos de planes de salud excesivos asociados con trabajadores de bajos salarios en cuatro áreas principales:

  • Mayor incidencia de afecciones prevenibles
  • Reconocimiento y tratamiento de enfermedades en una etapa más avanzada
  • Capacidad limitada para navegar el sistema de salud y cumplir con los regímenes de autocuidado
  • Tratamiento en entornos más caros y menos efectivos: los trabajadores con salarios bajos tuvieron más del doble de visitas a la sala de emergencias que los trabajadores con salarios más altos.

Pero la razón de estos resultados no se reduce a la remuneración de un empleado. La respuesta también radica en dónde viven, trabajan y se divierten.

Comprender las barreras para obtener una mejor salud

Como concepto, los factores determinantes sociales de la salud (SDoH) no son nuevos. Pero se ha acelerado en las últimas décadas y es el foco de la campaña Healthy People 2020 (personas saludables 2020) del gobierno para mejorar la salud de la nación. La premisa es simple, pero poderosa: las condiciones en que nacemos, vivimos, trabajamos y envejecemos dan forma a nuestra salud y pueden afectar nuestra esperanza de vida hasta en un 60 %. Se incluyen factores tales como nuestro estado socioeconómico, educación, vecindario y entorno físico, empleo y redes de apoyo social, así como nuestro acceso al cuidado de salud.

SDoH puede tener efectos de largo alcance. Los empleados que retrasan el cuidado preventivo porque carecen de transporte o cuidado de niños, o van a la sala de emergencias porque no sabían acerca de las opciones de cuidado de urgencia de menor costo, pagan el precio con su salud y bienestar financiero. Del mismo modo, los empleadores cuyos trabajadores usan los recursos de cuidado de salud de manera ineficaz e ineficiente pueden experimentar costos generales más altos del plan médico.

La buena noticia es que muchas de estas barreras sociales y financieras ahora se pueden identificar y abordar, lo que crea un beneficio mutuo para los empleados, los patrocinadores del plan y sus comunidades.

Cómo superar obstáculos para obtener una mejor salud

Una forma en que los empleadores pueden fomentar comportamientos saludables es hacer que los servicios sean más accesibles. Esto podría consistir, por ejemplo, en permitir flexibilidad en los horarios de trabajo para los empleados que necesitan ver a un médico durante las horas de trabajo u ofrecer asistencia de transporte, como cupones para servicios de viaje compartido, para ayudar a las personas a llegar y salir de sus citas rápidamente.

Tener una red de apoyo sólida también puede ayudar a los empleados a cumplir con sus regímenes de cuidado de salud. Los empleadores pueden motivar esto otorgando oportunidades para que los empleados se conecten con personas y recursos que pueden ayudarlos a alcanzar sus objetivos de salud. Desarrollar hábitos saludables es a menudo más divertido como un esfuerzo grupal y las amistades laborales pueden ser una poderosa motivación para el ejercicio regular o un empujón necesario para visitar a un médico cuando algo no está bien.

Para ayudar a los patrocinadores del plan a identificar factores de costos específicos para su plan de salud y cuantificar su impacto, Aetna está desarrollando herramientas de análisis que utilizarán los datos del plan de salud del propio empleador y aplicarán métricas basadas en el ROI. El análisis de referencia incluirá el aislamiento del costo, la utilización y los resultados de la participación de los trabajadores más afectados por SDoH, e incluirá varias áreas clave, como, por ejemplo, las siguientes:

  • Utilización del PCP
  • Utilización de la sala de emergencias
  • Prevalencia de enfermedades crónicas, específicamente diabetes, hipertensión e hiperlipidemia

Estos análisis centrados en los empleados están ayudando a impulsar cambios en el comportamiento, lo que puede tener un impacto significativo en el costo total del cuidado.

Los empleadores pueden ver cuánta influencia tienen los factores determinantes sociales de la salud de los empleados sobre cómo interactúan con el sistema de cuidado de salud. En conjunto, estos conocimientos pueden ayudar a los patrocinadores del plan a identificar las áreas donde tienen la mayor oportunidad de reducir los costos generales del plan de salud.

“Nuestras nuevas herramientas y soluciones concretas facilitarán, y serán gratificantes tanto financiera como socialmente, que los patrocinadores del plan asuman un papel de liderazgo para abordar la igualdad en salud en su fuerza laboral y comunidades”, explica Andy Hiles, FSA, vicepresidente del plan Sponsor Insight de Aetna. “Ayudaremos a los patrocinadores del plan a encontrar nuevas soluciones para abordar las barreras sociales y financieras que enfrentan los trabajadores de bajos salarios para recibir cuidado de salud efectivo y eficiente. Recomendaremos acciones que utilicen las capacidades y perspectivas de todas las partes interesadas clave, incluidos los proveedores, el plan de salud, los programas comunitarios y la infinidad de palancas exclusivas de la relación empleador/empleado”.

Dice Hiles: “Después de todo, cuando el cuidado de salud es coordinado y eficiente, los datos y la tecnología se usan de manera efectiva y los pacientes se ocupan de su salud”:

  1. Más personas se involucran con un PCP y obtienen servicios preventivos y exámenes de detección
  2. Podemos detectar y abordar los factores de riesgo y la afección temprana más rápidamente
  3. Estamos en mejores condiciones para controlar las enfermedades crónicas, como la presión sanguínea, la diabetes y la enfermedad renal
  4. Vemos un uso más eficiente y efectivo del sistema de cuidado de salud, como menos visitas a la sala de emergencias, hospitalización y reingresos
  5. Las personas son más saludables, están en mejores condiciones para disfrutar de su vida y ser productivos en el trabajo.

Para empleados como Sherrill, saber cómo acceder a los recursos disponibles a través del plan de salud de su empleador significa que puede ocuparse de las necesidades de salud de su familia de manera eficiente y efectiva y centrarse en ser productiva en el trabajo.

El lugar de trabajo es una oportunidad local para abordar los obstáculos hacia la buena salud que enfrentan los trabajadores con salarios más bajos (determinantes sociales de la salud). La comunidad es otra. De hecho, un socio importante para los empleadores son las organizaciones comunitarias, que ya están en la primera línea para abordar los obstáculos sociales y financieros que enfrentan los empleados. Aetna tiene una larga historia de asociación con organizaciones locales para mejorar todo, desde la inseguridad alimentaria, la vivienda asequible y la seguridad del vecindario hasta el acceso al cuidado de salud, la educación y el bienestar financiero. Los esfuerzos combinados han sido tan simples como extender un semáforo en el sur de Austin para permitir que las personas caminen de manera segura a través de una carretera principal y tan elaborados como un evento de divulgación médica de fin de semana en Appalachia para miles de personas que no tienen acceso al cuidado. Pero el objetivo final es el mismo: eliminar los determinantes sociales que actúan como obstáculos para la buena salud.

“Al utilizar los datos para averiguar lo que realmente está sucediendo en la experiencia de cuidado de salud de los trabajadores con bajos salarios, a nivel del patrocinador del plan o del mercado, y luego asociarnos juntos para abordar esas barreras, creamos un beneficio mutuo para trabajadores, comunidades y empleadores”, dice Hiles.

Siguientes pasos: ¿Sus empleados hacen el mejor uso de su cobertura de salud?

Hoy, los empleadores pueden elegir entre una variedad de opciones y personalizar sus planes para satisfacer mejor las necesidades de cuidado de salud de su fuerza laboral única. Aquí hay algunas preguntas para considerar mientras diseña el plan de salud de su empleador:

  1. ¿Conocen sus empleados los recursos eficientes y efectivos disponibles para ellos y cómo funcionan? (Aetna, por ejemplo, tiene programas diseñados para educar a los miembros sobre diferentes recursos, como centros de cuidado de urgencia y clínicas sin cita previa. También hay herramientas digitales, como la aplicación Aetna Health, que los miembros pueden utilizar para buscar un médico, obtener estimaciones de costos para visitas al médico y procedimientos, pagar reclamos y realizar un seguimiento de los gastos y el progreso para alcanzar su deducible).

  2. ¿Sus empleados pueden acceder al cuidado que necesitan? (Los planes de Aetna ofrecen programas de bienestar personalizados, como nuestro programa de maternidad y programas de manejo de enfermedades).

  3. ¿Sus empleados eligen el plan adecuado para satisfacer sus necesidades? (La herramienta de soporte de decisiones de bswift, Ask Emma, proporciona comparaciones de costos personalizadas de diferentes planes, lo que ayuda a los empleados a tomar decisiones informadas).

  4. ¿Su plan de salud está diseñado para adaptarse a los desafíos financieros que enfrentan los trabajadores de bajos salarios, no solo para obtener cobertura sino también en el uso diario del plan? (Aetna ofrece telemedicina para ciertas afecciones, lo que facilita a los empleados visitar a un médico en un momento y lugar convenientes, además de recursos en línea como estimadores de costos y calculadoras de ahorros. Y PayFlex ofrece herramientas personalizadas de planificación del bienestar, descuentos exclusivos para miembros para artículos para el cuidado de salud que cumplen con los requisitos y más recompensas para extender el dinero destinado al cuidado de salud, ayudando a los empleados a planificar, ahorrar y pagar el cuidado de mejor manera).

  5. ¿Sus empleados tienen acceso a los beneficios dentales y de visión? (Aetna ofrece planes que combinan cobertura médica con cobertura dental o de la vista. Los exámenes dentales y de visión preventivos no solo son buenos para la boca y los ojos, sino que también pueden revelar los signos de advertencia de problemas de salud más graves y no diagnosticados, como hipertensión, enfermedades cardiovasculares y diabetes. Y dado que las personas tienen más probabilidades de hacerse un examen dental u ocular que un examen físico, las enfermedades crónicas pueden diagnosticarse y tratarse antes).

  6. ¿Qué recursos están disponibles para ayudar a los empleados a navegar el sistema para que puedan encontrar el tratamiento más efectivo y eficiente para sus necesidades de cuidado de salud? (Aetna ofrece un apoyo adicional a los miembros en situaciones únicas y complejas, tales como nuestro nuevo centro de apoyo para el cáncer).

Notas al pie

1 The Commonwealth Fund. “Cobertura de seguro de salud ocho años después de la ACA (Ley de Cuidado de Salud Asequible): menos estadounidenses sin seguro e interrupciones de la cobertura más cortas, pero más seguros insuficientes”. Febrero de 2019. https://www.commonwealthfund.org/publications/issue-briefs/2019/feb/health-insurance-coverage-eight-years-after-aca

2 ibíd.

3 Estudio de Aetna de ocho planes de grupos comerciales grandes. Septiembre de 2017

4 ibíd.

5 RAND Corp. “Enfermedades crónicas múltiples en los Estados Unidos”. 2017. https://www.rand.org/content/dam/rand/pubs/tools/TL200/TL221/RAND_TL221.pdf

6 ibíd.

7 Asociación Americana de la Diabetes. “Los costos económicos de la diabetes en los EE.UU. en 2017”. 2018. http://care.diabetesjournals.org/content/41/5/917

Agradecimientos especiales para:
Andy Hiles, FSA, vicepresidente del plan Sponsor Insights de Aetna, por su informe, “Equidad de salud para los trabajadores estadounidenses: alineación de los intereses de los trabajadores, las comunidades y las empresas estadounidenses en el abordaje de los determinantes sociales de la salud”.

Equipo de contenido editorial: Pamela Rekow, Laura Kuan, Bonnie Vengrow, Maureen Shelly

Share this whitepaper:

Promoción de la igualdad en salud para los trabajadores de bajos salarios