Ir al contenido principal

El código del colesterol alto: HDL, LDL y estrategias comprobadas para controlar sus riesgos

Maureen Shelly Por Maureen Shelly

Cuando tenía un poco más de 20 años, Brian Sullwold se realizó un examen físico para obtener una póliza de seguro de vida y descubrió que su nivel de colesterol LDL era muy alto. “Lo ignoraba por completo”, admite Brian, que ahora tiene 40 años. “Durante los diez años siguientes, raramente fui al médico. Tenía pleno conocimiento de que había antecedentes de enfermedades cardíacas en mi familia. Incluso, en una ocasión, fui testigo de cuando un pariente cercano sufrió un ataque cardíaco en mi adolescencia. Debería haber sabido lo malo que era alimentarme tan mal, fumar y no hacer ejercicio, pero era joven y me sentía invencible”.

La experiencia de Brian es bastante común: uno de cada tres estadounidenses tiene colesterol alto. Dado que con la afección no se presentan síntomas visibles, menos de la mitad de esas personas reciben tratamiento. Sin embargo, pasar por alto el colesterol es riesgoso, ya que es uno de los principales indicadores de enfermedades cardíacas, ataque cardíaco y ataque cerebral. Siga leyendo para obtener más información sobre qué papel juega el colesterol en la salud general, cómo reducir su nivel de colesterol malo y cómo resultó todo para Brian.

¿Qué es el colesterol? 

Si usted es como la mayoría de las personas, tiene la impresión de que el colesterol es algo extraño y nada grato, incluso tóxico. De hecho, las moléculas de colesterol son importantes para formar los bloques presentes en todas las membranas celulares y en hormonas como la testosterona y el estrógeno. Otro dato sorprendente es que todo el colesterol es igual. Las referencias al colesterol HDL “bueno” y al colesterol LDL “malo” aluden a las proteínas que transportan colesterol a través de la sangre a donde lo necesitamos. Cada una tiene una función diferente en el cuerpo.

En inglés, “HDL” significa “lipoproteínas de alta densidad”. Estas moléculas cerosas sirven para limpiar los vasos sanguíneos: despojan las arterias de los desechos y los transportan hacia el hígado para su desecho. Se piensa que un nivel de colesterol HDL por encima de 60 mg ayuda a estar protegido contra enfermedades cardíacas. El colesterol “LDL”, que en inglés significa “lipoproteínas de baja densidad”, se transporta desde el hígado hasta los órganos del cuerpo para formar las células y las hormonas. El problema con el LDL es que tiende a quedar adherido a las paredes de las arterias, lo que reduce la circulación sanguínea y ocasiona enfermedades cardíacas. De allí proviene su mala reputación. Su nivel de colesterol LDL debe ser inferior a 100 mg, incluso menor si usted o algún miembro de su familia tiene antecedentes de problemas cardíacos.

“Tenía pleno conocimiento de que había muchos antecedentes de enfermedades cardíacas en mi familia. Debería haberme informado más”.

¿Qué provoca un alto nivel de colesterol malo?

El colesterol puede alcanzar niveles peligrosos a causa de factores genéticos o hábitos poco saludables. Alrededor del 75 % del colesterol se produce en el hígado y es controlado por los genes. Para tener idea de su riesgo genético, tal vez le resulte útil hablar con parientes mayores sobre el colesterol. Pregúnteles si a algún familiar le han diagnosticado colesterol alto o si alguno ha tomado medicamentos para reducir el nivel de colesterol malo.

Ciertos malos hábitos contribuyen a un nivel de colesterol alto de diferentes maneras:

  • mala alimentación;
  • falta de ejercicio;
  • tabaquismo;
  • alto consumo de alcohol.

En 2013, Brian, que se permitía tres de estos cuatro malos hábitos, sufrió un ataque cardíaco; tenía 35 años. “El cardiólogo que me salvó la vida me dijo la mañana siguiente: ‘Es su cuerpo y su vida; haga lo que le plazca. Pero si sigue fumando, morirá antes de cumplir 40 años’. Eso fue suficiente para mí”. Dejó de fumar de inmediato. 

Infórmese sobre cómo John Agin dejó el hábito de fumar dos paquetes de cigarrillos por día.

Algunos expertos en salud cardíaca creen que el hábito más peligroso no figura en la lista. Se trata del hábito mental de sentirse indefenso con respecto a su salud. Por ejemplo, si tiene antecedentes familiares de colesterol alto, es posible que piense que nada de lo que haga marcará la diferencia, por lo que no tiene sentido hacer el esfuerzo. Por el contrario, si no tiene antecedentes familiares, es posible que se culpe a sí mismo y sienta que se merece sufrir las consecuencias.

“No hay motivo para sentirse indefenso”, afirma el Dr. Artel. “Ya sea que tenga antecedentes familiares o no, cuando se trata de ser saludables, somos más capaces de lo que pensamos, y los cambios que debemos hacer no suelen ser tan drásticos como tememos”.

Leer más sobre la psicología del comportamiento saludable para el corazón

Cómo reducir su nivel de colesterol malo

Si busca un punto de partida, solicite un análisis de colesterol en su próxima visita al médico. A diferencia de la presión sanguínea, no puede hacer un seguimiento de sus niveles de colesterol en su hogar. Solo pueden medirse sus valores de colesterol HDL y LDL con un análisis de sangre. Pregúntele a su médico si sus niveles han cambiado con el tiempo o se han mantenido estables, lo que puede indicar si están condicionados por factores genéticos o su estilo de vida. Luego, analicen estas tres estrategias para controlar el colesterol a fin de determinar las que sean adecuadas para usted:

  1. Comenzar a hacer ejercicio. Algunos expertos creen que la actividad física incide sobre el nivel de colesterol en mayor medida que los cambios en la alimentación. Según algunos estudios, la actividad moderada puede aumentar el colesterol HDL bueno. Póngase como objetivo realizar 30 minutos de actividad física por día. Si ha sido sedentario por un tiempo, comience con 10 minutos de caminata por día.
  2. Aprenda todo lo que necesita saber para seguir una rutina de ejercicios.

  3. Tomar estatinas. Las estatinas son el principal tratamiento médico para el colesterol alto. Bloquean una enzima del hígado necesaria para producir el colesterol. En muchos estudios, se ha demostrado que las estatinas son seguras y eficaces a largo plazo, además de tener muy pocos efectos secundarios.

  4. Ingerir “alimentos reales”. Sí, debe reducir el consumo de comidas procesadas, que asestan el doble golpe de azúcares refinadas y grasas saturadas, como el helado y las donas. Sin embargo, también da buenos resultados incorporar más ingredientes saludables a su dieta. En un estudio influyente, se demostró que con solo cuatro grupos de alimentos se logra reducir el colesterol LDL malo mejor que con una alimentación vegetariana con bajo contenido de grasas saturadas:

    • frutos secos, especialmente nueces, almendras y semillas de lino de tierra;
    • proteínas de origen vegetal, que se encuentran en los productos de soja, los frijoles, las arvejas, los garbanzos y las lentejas;
    • fibra soluble, como la de la avena, la cebada, la berenjena, el quimbombó, la manzana, la naranja y las bayas;
    • margarina enriquecida con esteroles vegetales, que bloquean la absorción del colesterol (busque productos untables para reducir el nivel de colesterol, como Benecol y Take Control, como reemplazo para la mantequilla o la margarina regulares).

¿Qué sucede con el consumo de huevo? 

“En una época, si veía un huevo, debía cruzar la calle”, bromea el Dr. Artel. “Todo exceso es malo. Sin embargo, el huevo no es malo. Comer un omelette al día no es lo más terrible del mundo”. De hecho, el huevo está repleto de micronutrientes que son grandiosos para la salud de los ojos, los vasos sanguíneos y el corazón. En un estudio reciente de la Universidad de Sídney, se demostró que comer hasta 12 huevos por semana no aumenta el riesgo cardiovascular en las personas que tienen prediabetes y diabetes de tipo 2, que son especialmente vulnerables a las enfermedades cardíacas.

Conclusiones sobre el colesterol

¿Qué le sucedió a Brian? Después de un segundo ataque cardíaco en 2016, mejoró su alimentación. “Realmente hice un esfuerzo por reducir la ingesta de carbohidratos y el tamaño de las porciones”, dice. “Sin embargo, sé que debo hacer ajustes adicionales dados mis antecedentes familiares. Por el momento, controlo el podómetro de mi teléfono para asegurarme de hacer más de 10,000 pasos por día”.

Cuando se trata de cambios de estilo de vida, el Dr. Artel recomienda encontrar un equilibrio conveniente entre mantener hábitos saludables y disfrutar de la vida. “La gente habla de levantarse a las 5 a. m. todos los días para correr y seguir estrictamente la dieta mediterránea”, dice. “Es probable que eso no se pueda mantener por mucho tiempo. Solo haga cambios pequeños y significativos con los que sepa que pueda vivir”. Incluso seguir uno de los tres consejos para reducir el colesterol mencionados anteriormente podría tener un gran impacto en su salud general.

 

¿Qué plan de Medicare necesito?

Responder algunas preguntas puede ayudarlo a encontrar la cobertura de Medicare adecuada.

 

Sobre la autora

Maureen Shelly es una aficionada a la salud y la ciencia que vive en la ciudad de Nueva York.

Adquirir Medicare

Nuestros planes de Medicare tienen un enfoque integral en la salud y el bienestar.