00
Ir al contenido principal

Cómo aprovechar al máximo las consultas con el médico

Durante los 30 años que he ejercido medicina, la mejor parte ha sido pasar tiempo con los pacientes. En la sala de examen, siempre he sido muy consciente de cómo hacer sentir cómodos a los pacientes. Los síntomas que llevan a todas las personas al médico suelen ocasionarles al menos un poco de ansiedad. Siento empatía por ellos. Sin embargo, los médicos necesitamos la ayuda de los pacientes para llegar al diagnóstico correcto, por lo que una buena comunicación es increíblemente importante.

He dedicado toda mi carrera profesional a instruir y capacitar a otros médicos, además de cumplir con mis responsabilidades administrativas. En el hospital local de la Administración de Veteranos (VA) donde hago trabajo voluntario, me aseguro de decirles a los jóvenes médicos que se están capacitando que, hoy más que nunca, escuchar a los pacientes es una habilidad esencial. Cuando era muy joven, los médicos aún llevaban sus maletines negros a las visitas domiciliarias y esperaban que los pacientes siguieran sus órdenes sin cuestionarlos. Hoy sabemos que los pacientes empoderados y comprometidos que no tienen miedo de expresar sus opiniones tienen resultados mucho mejores.

Sin embargo, lo cierto es que los médicos actuales tenemos tiempo limitado para dedicarle a cada paciente, por lo que debemos trabajar de manera eficiente. En ocasiones, podemos dar la impresión de estar más concentrados en sus síntomas que en usted como persona integral. Es una lástima, porque sus sentimientos sí importan.

Y ver al médico, por lo menos, una vez al año es lo correcto. Con los controles regulares, se previenen enfermedades o se detectan problemas de manera temprana, cuando el tratamiento será más efectivo. En algunas compañías de seguros, se recompensa a los miembros por ir a las visitas anuales a sus médicos.

Mientras se prepara para su próxima visita al médico, los siguientes consejos pueden ayudarlo a que termine sintiéndose escuchado, comprendido y en control de su salud.

Organice sus ideas antes de su visita

Con los años, he notado que los pacientes por lo general esperan hasta el final de la visita para traer a colación lo que realmente piensan. Le recomiendo que no se inhiba. Anote las inquietudes de salud que desea analizar antes de llegar a su visita. También asegúrese de empezar por las preguntas que le resulten más importantes. Si bien es agradable conversar y ponerse al día, comience con el meollo de la cuestión: su salud.

Considere si estas ideas son adecuadas para usted:

  • Tenga un objetivo en mente: ¿qué es lo que desea obtener de la visita?
  • Registre los síntomas en el teléfono móvil o en un cuaderno. Por ejemplo: Miércoles 11/1, tuve migrañas todo el día y me fui a acostar temprano. Jueves 11/2, Me levanté sintiéndome mareado, pero me sentí mejor para la hora del almuerzo.
  • Traiga una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que esté tomando; incluya también los tratamientos alternativos que esté siguiendo. Incluso las sustancias “naturales” como St. John's Wort o el aceite de pescado pueden interactuar con los medicamentos con receta.
  • Pídale a un familiar cercano o a un amigo que lo acompañe, especialmente cuando tenga que analizar un nuevo diagnóstico o plan de tratamiento. Siempre es bueno que haya otro par de oídos y tener un poco de apoyo.
  • Está bien buscar información de salud en línea. De hecho, alentamos a los pacientes a que se eduquen. Pero recuerde que hay mucha información errónea. Somos expertos capacitados y podemos ofrecerle asesoramiento personalizado. Comparta lo que ha aprendido y hablaremos sobre eso.

No se sorprenda si su médico le hace preguntas muy personales

Es posible que, durante la visita, hagamos algunas preguntas que parezcan extrañas. ¿Se siente estresado? ¿Fuma y bebe alcohol? ¿Duerme bien por la noche? No estamos para juzgarlo. Necesitamos conocer el panorama general para saber qué sucede con su salud. Por eso, sea honesto. Su médico puede remitirlo a recursos que lo ayuden.

Infórmenos si hay algo que no entiende

No se retire del consultorio con una sensación de confusión. Está bien si nos pide que le expliquemos algo nuevamente o le repitamos una palabra que no conoce. Si no comprende por qué toma determinados medicamentos o qué significa su diagnóstico, no hemos hecho bien nuestro trabajo.

Comprenda por qué es posible que el médico escriba en la computadora durante la visita

Un lado negativo de los registros de salud electrónicos es que debemos ingresar datos durante la consulta con el paciente. Puede ser molesto ver al médico escribiendo en el teclado y no haciendo contacto visual con usted. Le aseguro que su médico le presta atención. Esas notas componen un registro digital de sus antecedentes médicos y su plan de tratamiento. De esa manera, toda su información se encuentra en una sola ubicación, y no debemos perder tiempo en preguntarle lo mismo una y otra vez.

Sepa que está bien comunicarse con su médico entre una visita y la otra

No dude en comunicarse con el consultorio del médico entre una visita y otra. Por ejemplo, si le recetamos un nuevo medicamento que no lo hace sentir muy bien o si se manifiestan síntomas nuevos, no espere hasta la próxima consulta para informárnoslo. Póngase en contacto con su equipo de atención de salud de inmediato.

Cada médico tiene un sistema diferente. Por lo tanto, antes de retirarse del consultorio, averigüe cómo puede comunicarse con él entre visita y visita. Muchos consultorios médicos cuentan con portales seguros para pacientes, que son sitios web que les permiten enviar y recibir mensajes.

En definitiva, usted y su médico son socios. Seguiré recordándoles a los médicos que superviso que escuchen con atención. Y usted debería sentir que tiene autoridad para comunicar sus necesidades a todo su equipo de atención de salud. Así, se sentirá mejor en muchos aspectos.

Además, muchas compañías de seguros de salud, incluida Aetna, ofrecen administradores de atención y una línea de enfermería las 24 horas para los pacientes que sufren enfermedades complejas, como diabetes o cáncer.

También de interés: