Ir al contenido principal

“Todo esto es un nuevo despertar”: 3 historias sobre cómo vivir bien con diabetes

Christina Joseph Por Christina Joseph

“Cuando se trata de una enfermedad crónica, es difícil adaptarse mentalmente a cómo va a cambiar tu vida”, dice Craig Kasper, a quien se le diagnosticó diabetes de tipo 1 cuando tenía 27 años. “Empiezas a preocuparte por tu mortalidad, por qué comer y cómo hacer ejercicio”. Esta es la historia de tres personas a las que se les diagnosticó diabetes o prediabetes y que lucharon para hacer frente a los cambios de estilo de vida, los medicamentos y una nueva visión de su futuro. (Alerta de spoiler: todos mejoran e incluso se divierten en el camino).

La diabetes ocurre cuando el cuerpo no puede utilizar la glucosa, un tipo de azúcar que brinda energía a nuestras células. El nivel de glucosa en la sangre es controlado por una hormona llamada insulina, producida por el páncreas. En la diabetes de tipo 1, el páncreas produce poca o ninguna insulina. En la de tipo 2, el cuerpo no responde a la insulina que se produce. En ambos casos, los niveles de azúcar en la sangre aumentan, lo que conduce a complicaciones graves. Algunas personas con un nivel de azúcar en sangre ligeramente elevado son consideradas “prediabéticas”.

Las personas con las que hablamos estuvieron de acuerdo en que escuchar que eres diabético puede ser abrumador al principio. Pero aprender a controlar la enfermedad los ayudó a tomar el control de su salud general y, en última instancia, los hizo sentirse más fuertes mental y físicamente.

Siga leyendo para obtener más información sobre las historias de Crystal, Kelly y Craig: sus logros, contratiempos y consejos para los recién diagnosticados.

Crystal (52 años)

Tipo 2. Bronx, Nueva York

Cuando me diagnosticaron, en 2015, me sentí paralizada. No sabía nada sobre la diabetes. Todo era nuevo. Desde entonces, he descubierto que no hay un solo enfoque para controlar mi diabetes; es un poco de esto y un poco de aquello.

Para empezar, el mejor consejo que le puedo dar a alguien que ha sido diagnosticado recientemente es que se asegure de ir al médico con regularidad. Fue entonces cuando empecé a educarme a mí misma sobre lo que significa estar sana y vivir con diabetes y a aprovechar los recursos que ella me mostró. Hable con su familia también. Después de mi diagnóstico, descubrí que tanto mi madre como mi abuela tenían diabetes.

Ahora entiendo lo importante que es “conocer tus niveles”. Mi médico y yo elaboramos un programa para controlar mi nivel de azúcar en la sangre. Tengo que pincharme el dedo para medirlo. Si realizo el control antes de una comida, debería estar por debajo de 140. Después de una comida, lo ideal es por debajo de 200. Pero si como demasiado azúcar o demasiados carbohidratos, va a superar los 200. Entonces no hay mucho que pueda hacer. Bebo mucha agua. Y sé que necesito prestar más atención a lo que como y tomar las decisiones correctas. 

Tomar medicamentos también ayuda. Tomo metformina todos los días. Eso fue un ajuste, ya que era la primera vez que tomaba medicamentos con receta. Pero ahora tengo más energía y me puedo movilizar mejor. Antes me sentía floja. Con el tiempo, me gustaría dejar los medicamentos. Eso requerirá mucho trabajo. Pero a la larga, si Dios lo permite, podré hacerlo.

“No hay un único enfoque sobre cómo manejar la diabetes. Lleva un poco de esto y de aquello”.

Al principio, me costaba mucho comer sano. Así que cuando recibí una invitación de mi hospital local para tomar una clase de cocina, me inscribí. Comencé a aprender sobre los ingredientes que pongo en mis comidas. Hicieron hincapié en el uso de frutas, verduras y hierbas frescas. Yo retoco las recetas de la clase de cocina usando mis propios ingredientes. Hornearé salmón o lo cocinaré en el fogón y le agregaré vegetales frescos encima en vez de arroz, porque me estoy desacostumbrando de los almidones y estoy comiendo menos calorías.

En general, querían que disfrutásemos cocinando. Ahora estoy haciendo más comidas en casa con mi hija de 30 años y mi hermana. Nos estamos divirtiendo. Mi hija también está tomando mejores decisiones. Era adicta a los refrescos, pero ahora bebe más agua. Quiero que esté más sana.

Trabajo para el Departamento de Parques de la Ciudad de Nueva York. Mis compañeros de trabajo y yo caminamos por el parque en nuestra hora de almuerzo. Es genial salir y sudar un poco. También estamos animando a otras personas a ir al parque, como una forma de vivir más saludable. Comenzamos una clase de Weight Watchers que se reúne todos los martes y una clase de zumba todos los jueves. Estoy tratando de hacer correr la voz; solo quiero que todos estén sanos.  

Conozca cómo los amigos pueden mantener su entrenamiento en el buen camino.

Kelly Latimer (52 años)

Prediabetes. Houston, Texas

El verano pasado, no me sentía bien. Estaba cansada; tenía dolores de cabeza. No podía dormir toda la noche. Fui al médico y le pregunté si podía examinarme la tiroides, ya que un familiar padece una enfermedad de la tiroides. Cuando los resultados de mis análisis de sangre estuvieron listos, el médico me explicó que era prediabética y que, según los valores, la probabilidad de ser diabética era muy alta.

Lloré como un bebé y me pregunté qué harían mis hijos sin mí. Tengo un hijo de 16 años y una hija de 23 años. Más que todo, tenía miedo de las inyecciones y de las posibles amputaciones.

No tenemos una historia familiar de diabetes. Pero durante mi infancia, en Chicago, mi abuela cocinaba comidas de su infancia en Tennessee: mucha carne grasosa, verduras con grasa, pan de maíz con mantequilla. Así comíamos y eso es todo lo que sabíamos.

Kelly Latimer

Es gracioso cuando pienso en ello: todos mis mayores vivieron largas vidas. Tal vez porque se alimentaban con comida casera, nunca procesada o rápida. No comíamos toda la comida artificial que comemos hoy. Y ahora que estoy en Texas, las porciones son ridículas.

Cuando cumples 50 años, todo cambia. Lo que antes solías hacer, ahora ya no puedes. Siempre me consideraron pequeña o promedio, y no porque fuera atlética o muy activa. Pero mi peso aumentó con el paso de los años y mi médico me dijo que bajar de peso podría reducir mis niveles de azúcar.

Mi hijo quería que me hiciera vegetariano. Habíamos estado tratando de hacer cambios saludables antes de que me diagnosticaran, pero me sentí tan abrumada que no pude hacerlo. Aún así, sabía que algo tenía que cambiar. Después de mi diagnóstico, mi médico me puso en contacto con un nutricionista que me dio este gran folleto sobre lo que es bueno para su cuerpo. Me habló sobre las calorías y el ejercicio.

Quería ser realista. Tomé lo que el nutricionista me dio y traté de incorporarlo a mi vida real. Me gustan las frutas y los vegetales y ella me mostró cuáles eran mejores y cuándo tenía que comerlos. Dejé de tomar gaseosa. Aumenté el consumo de agua. En vez de comer papas fritas, comía un refrigerio saludable.

“Las mujeres afroamericanas necesitamos cuidarnos a nosotras mismas primero y dejar todo lo demás atrás”.

Hacía ejercicio cuatro o cinco días a la semana. Compré una bicicleta estacionaria y andaba mientras veía uno de mis programas durante 30 minutos. O iba al gimnasio y caminaba en la cinta de correr durante 30 minutos y usaba las máquinas. Cuando hacía alguna locura, andaba en bicicleta más tiempo, para contrarrestarla. Todo se trata de equilibrio.

Perdí 30 libras de junio a noviembre. Cinco meses no es tanto tiempo. Pero andar en esa bicicleta no es divertido para mí; no me gusta el ejercicio. Así que volví a aumentar 15 libras. Pero aún estoy en un buen lugar. Desearía haber empezado esto antes, porque todos mis hijos sabrían que una alimentación saludable es una alimentación normal.

También sé que necesito descansar. Necesito serenidad. Necesito felicidad y risas. El autocuidado es algo muy importante para mí ahora. Sé que suena cursi, pero el cuidado personal no es algo en lo que las mujeres afroamericanas seamos buenas. Tenemos que cuidarnos a nosotras mismas primero y dejar todo lo demás atrás. Una vez que llegas a ese punto, te cambia la vida. Tengo una aplicación llamada Simple Habit y cada mañana, a las 8:00, hago un poco de meditación.

Todo esto es un despertar. La vida se trata de abundancia y felicidad, y debes procurar obtener todo lo que se pueda de ella.

Craig Kasper (46 años)

Tipo 1, Nueva York, Nueva York

En 1999, cuando tenía 27 años, me la diagnosticaron. Ese año, me encontré celebrando el Día de Acción de Gracias en una cama de hospital, luego de experimentar una pérdida auditiva repentina, una fuga debajo de la retina del ojo izquierdo, una pérdida de peso de 30 libras en aproximadamente un mes y alucinaciones en la plataforma del tren. Ese día, ingresé en el hospital gravemente deshidratado, con un nivel de azúcar en sangre superior a 800.

Me sentí un poco aliviada al descubrir que era diabética, porque tenía una respuesta de por qué me sentía tan mal. Cuando se trata de una enfermedad crónica, es muy difícil adaptarse mentalmente a cómo va a cambiarte la vida. Empiezas a preocuparte por tu mortalidad, por qué comer y cómo hacer ejercicio.

Craig Kasper

Vivir con una enfermedad crónica es estresante. Tenía mucho que aprender sobre cómo medir el azúcar en la sangre, calcular la cantidad de insulina que necesito y ajustar mi dosis para diferentes situaciones. La música y la meditación me ayudan a manejarlo día a día. Dicen que la música “calma a las fieras”. Definitivamente ha tenido un rol muy importante en ayudarme a lidiar con el estrés. 

La meditación ha sido parte de mi vida durante 20 años. Hay mucha investigación que habla sobre cómo la atención plena y la meditación, en particular, ayudan a reducir los niveles de cortisol en nuestra sangre. Cuando soy más constante con mi práctica de meditación, soy menos reactivo a las cosas que pueden causar más estrés y eso me ayuda a manejar mejor mi enfermedad. No afecta directamente a la diabetes, pero me pone en mi mejor actitud para cuidarme.

“Me sentí un poco aliviada al descubrir que era diabética, porque tenía una respuesta de por qué me sentía tan mal”.

Pero también es importante tener un sistema de apoyo, porque la diabetes puede ser una enfermedad aislante. Todos sentimos que le hacemos frente solos. Pero hay tantos recursos disponibles. Mis amigos y familiares me ayudaron muchísimo cuando me diagnosticaron. Lo más importante para cualquiera que haya recibido un diagnóstico recientemente es encontrar una comunidad. El apoyo de una comunidad te ayuda a superar esos días, semanas y meses iniciales difíciles, hasta que sientes que estás teniendo control sobre algo que creías incontrolable.

Comencé un podcast titulado “La vida más valiente” hace un año y medio aproximadamente. Se enfoca en las personas que están lidiando con la diabetes de tipo 1 y aun así logran cosas increíbles en sus vidas. He hablado con personas que han escalado el monte Everest, literalmente han corrido a través del Sahara y han tomado un bote de remos a través del océano Atlántico. Ha evolucionado hasta convertirse en algo que ha ayudado a muchas personas a darse cuenta de que la diabetes es solo un diagnóstico. No es algo que debería detenernos.