Ir al contenido principal

¿Qué es una HSA y por qué debería tener una?

Alice Gomstyn Por Alice Gomstyn

Al igual que muchos estadounidenses, Michele Hosner tiene un plan de salud con deducible alto (HDHP). Prefiere las primas mensuales bajas y quiere usar sus ahorros para pagar el deducible y otros gastos médicos que podrían surgir. Por eso, es una gran defensora de las cuentas de ahorros de salud (HSA).

 

Con los fondos de su HSA, esta madre de dos niños que vive en Pittsburgh abona el deducible, los medicamentos con receta y gastos de rutina, como medicamentos sin receta para la alergia. Cuando su bebé sufrió una herida leve, Michele pudo usar los fondos de la cuenta para cubrir los gastos de una visita imprevista a la sala de emergencias. “Me alegré de tener dinero ahorrado para pagar esto”, dijo Michele.

 

¿Qué es una cuenta de ahorros de salud?


Michele es parte de una creciente cantidad de personas que están aprovechando las HSA. Junto con un HDHP que reúne los requisitos, una HSA le permite aportar ingresos antes de impuestos a una cuenta de ahorros asegurada por el gobierno federal. Los fondos pueden utilizarse para pagar gastos médicos actuales; o bien, pueden ahorrarse para el futuro. La HSA es de su propiedad, y usted conservará el dinero que aporte a esta cuenta de un año a otro, independientemente de si cambia de trabajo o se jubila.

 

A pesar de su popularidad, los titulares de HSA todavía tienen mucho que aprender sobre cómo aprovechar las cuentas al máximo. “Muchas personas que tienen una HSA no comprenden la amplitud y los detalles de los beneficios de estas cuentas en su totalidad”, dice Michael DiSimone, director general de PayFlex, parte del grupo de compañías de CVS Health y proveedor de beneficios durante más de 30 años.

 

Diferencias entre una HSA y una FSA


Las HSA se presentaron por primera vez al público en 2004. Por lo general, suelen confundirse con las cuentas flexibles de gastos (FSA), que se crearon en la década de 1970. Las FSA también le permiten usar dinero antes de impuestos, generalmente deducido de su salario, para pagar los gastos médicos. Sin embargo, a menudo los fondos de las FSA deben utilizarse antes de que finalice el año calendario; de lo contrario, los pierde.

 

Las HSA son diferentes. El dinero que aporta a una HSA no tiene “fecha de vencimiento”. Puede extraer los fondos que necesita para pagar los gastos diarios de desembolso por cuidado de salud, o bien ahorrarlos para el cuidado que podría necesitar en el futuro. “La mayoría de las personas conocen las FSA, en las que el dinero se usa o se pierde. Esa es una mentalidad que estamos tratando de cambiar”, dice DiSimone.

 

Los beneficios de las HSA



En 2022, los individuos podrán aportar hasta $3,650 por año a la HSA y las familias, hasta $7,300. Las personas mayores de 55 años pueden aportar un monto adicional de $1,000 por año. Las HSA tienen un triple beneficio impositivo. Los fondos se acumulan en la HSA antes de impuestos, lo que reduce los ingresos gravables. Las extracciones de dinero que realice para pagar los gastos que reúnen los requisitos también son libres de impuestos. Además, si la HSA incluye la opción de invertir los fondos en la cuenta, esas ganancias también estarán libres de impuestos. “Puede ser un vehículo realmente útil para ahorrar para el futuro”, explica DiSimone.

 

 

¿Qué tipos de gastos de cuidado de salud cumplen con los requisitos para una HSA?



Es posible que se sorprenda por la cantidad de gastos que cumplen con los requisitos para cubrirlos con una HSA. Los fondos de las HSA pueden utilizarse para pagar las consultas a médicos, los medicamentos con receta y los coseguros, pero, además, para pagar una amplia variedad de otros gastos, incluidos los siguientes:

 

  • Suministros para primeros auxilios y control de la salud: vendas, medias de compresión, tensiómetros y glucómetros.
  • Medicamentos sin receta, incluidos los medicamentos para la alergia y el resfrío, y los analgésicos.
  • Tampones, compresas y otros productos de higiene femenina.
  • Tratamiento para la adicción a las drogas.
  • Tratamientos complementarios, como sesiones de quiropráctica y masajes.
  • Anteojos y lentes de contacto, y muchos suministros para la visión, como anteojos de seguridad, anteojos de sol y solución para lentes de contacto.
  • Muchos servicios de fertilidad y maternidad, como fertilización in vitro (IVF), sacaleches y recipientes para conservar la leche materna.
  • Los gastos de salud de sus hijos y otros dependientes que reúnen los requisitos, incluso si no forman parte de su plan de salud.

 

Si tiene una HSA o está pensando en abrir una, obtenga información sobre los numerosos beneficios de estas cuentas, ya que esto puede ayudarlo a tomar decisiones inteligentes sobre cómo gastar y ahorrar el dinero destinado al cuidado de salud. Tener una HSA ayuda a planificar, a ahorrar y a pagar los gastos relacionados con el bienestar personal.


Obtenga más información sobre los gastos actuales que cumplen con los requisitos para pagarse desde una HSA.


Michele quedó encantada al descubrir que podía comprar protector solar con los fondos de la HSA, siempre y cuando tuviera un factor de protección (FPS) de 30 o superior. “Usamos mucho protector solar”, afirmó. “Poder pagarlo con nuestra HSA fue una agradable sorpresa”.

 

Si usted tiene una HSA administrada por PayFlex, su cónyuge de 55 años o más o sus hijos de 18 a 26 años pueden abrir su propia HSA con PayFlex. Obtenga más información acerca de las HSA en el sitio de PayFlex.

También de interés: