Ir al contenido principal

Mi historia de salud: cómo sobrellevar una pérdida

Emily Leland Por Emily Leland

De la serie “Mi historia de salud: Cómo sobrellevar una pérdida”.

Conocí a Rick en un baile de la escuela secundaria y nos quedamos mirándonos en la pista de baile. Rick fue el amor de mi vida. Tenía 16 años cuando lo conocí; luego falleció cuando yo tenía 49.

Haces el duelo, lloras y te quedas paralizado. Lo más difícil después de perder a alguien es que la gente evita hablar de ello a toda costa. No saben qué decir, no saben qué hacer.   

Recuerdo que llamé a Aetna. Me ofrecieron un instructor de salud y me pusieron en contacto con una persona que se llamaba Carol. Ella siempre estuvo ahí, constantemente. Teníamos tantas cosas en común. El dolor, el estrés, los desafíos de criar hijos solas. Eso significa mucho para mí.   

Mi lugar favorito para caminar es la playa porque busco vidrios de mar. Y solo se transforma en vidrio de mar después de que se sumerge en el océano, se golpea con muchas rocas y choca contra la arena y la playa. Luego, de repente, se vuelve suave. Me gusta pensar que es un regalo de Rick.   

Mis tres hijos son, indudablemente, mis anclas. Mi hijo menor me dijo: “Mamá, no te levantes todos los días de la cama sin pensar, levántate feliz”.     

Aunque no me resulta fácil, no me doy por vencida. 

Cheryl Cianfaglione es miembro de Aetna y nos permitió contar su historia.

El novio de la escuela secundaria de Cheryl Cianfaglione, y su esposo durante 23 años, falleció después de una larga batalla contra un tipo raro de leucemia. A los 49 años, se encontraba perdida sin Rick, su mejor amigo y padre de sus tres niños. Tras su muerte, el dolor que se apoderó de Cheryl comenzó a afectarle la salud física y el bienestar emocional. Y luego, como dice ella, "Carol me encontró".

Durante sus días más oscuros, Cheryl recibió una carta en donde se ofrecía a los miembros de Aetna acceso a un instructor de bienestar integral. Estos instructores suelen ofrecer asesoramiento y apoyo en relación con objetivos de salud específicos, como la reducción del estrés o el control del peso. Deseosa de recibir consejos sobre cómo recuperar su salud, Cheryl llamó al número que figuraba en la carta y finalmente se la conectó con Carol.

Desde la primera llamada, Carol y Cheryl sintieron una conexión especial. "El dolor de Cheryl era tan profundo. Lloró durante toda la primera llamada y yo la dejé hablar", dice Carol DeNomme, MSW, LCSW. "Parecía que necesitaba desahogarse".

Carol y Cheryl siguen teniendo sesiones de asesoramiento mensuales. Carol ha asesorado a Cheryl en todo, desde hábitos alimenticios saludables hasta cómo permanecer presente para sus hijos, y la ha conectado con otros recursos disponibles a través de su plan de atención de salud. "Carol siempre está ahí, constantemente", dice Cheryl. "Nos conectamos hablando de muchos temas, el dolor, el estrés, los desafíos de ser madres solteras. Eso significa mucho para mí".

El viaje de Cheryl hacia el redescubrimiento de la alegría es constante y cambia todos los días. A menudo, es tan simple como encontrar un vidrio erosionado por el mar en su paseo diario por la playa.

"Siento como si hubiera transitado el viaje con ella", dice Carol. "Ha pasado por todas las etapas del duelo, y la veo cada vez más cerca de la etapa de aceptación. En ella, se destacan su perseverancia y determinación de volver a vivir. Como enfermera, Cheryl trabaja muy duro para ayudar a los demás. Quiero hacer lo mismo por ella".

Obtenga más información sobre Carol DeNomme, la heroína de salud de Cheryl.

Sobre la autora

Emily Leland es escritora y profesional de mercadeo, y vive en Charleston, SC. Su objetivo es hacer más ejercicio, consumir menos cafeína y encontrar el equilibrio entre la maternidad y el trabajo.