Ir al contenido principal

Cinco consejos de salud sencillos para preparar a sus hijos para tener éxito al regresar a la escuela

Retrato a color de Pooja Dharan Por Pooja Dharan

Con un nuevo año escolar por comenzar, es probable que ya cuente con todos los materiales escolares para sus hijos. Pero puede hacer más para ayudarlos a prepararse. Establecer algunos hábitos saludables ahora puede ayudar a facilitar la transición del regreso al aula. Intente estos consejos para que este sea el mejor año escolar.

Comenzar a practicar la conciencia plena.

Es posible que esté listo para que sus hijos regresen a la escuela, pero no se sorprenda si ellos no están tan entusiasmados. “Independientemente de si se trata de un niño pequeño que comienza la escuela y debe separarse de sus padres por primera vez, o si se trata de un niño más grande que comienza un nuevo grado, el comienzo de un nuevo año escolar suele ser un momento que les provoca ansiedad tanto a niños como a adolescentes”, explica el Dr. Christopher James, psiquiatra infantil del equipo de Salud del Comportamiento de Aetna.  

Mindfulness, or the practice of paying attention to what’s going on inside and around you, may help. Exercises often involve soft breathing, slow movements and taking notice of how you feel. When done regularly over time, mindfulness can help your children regulate emotions and respond to the world in healthier ways. Plus, research shows that it could also lead to better behavior and higher grades. 

Usar un frasco con purpurina es una manera simple de presentarles a los niños el concepto de conciencia plena. (Obtenga información sobre cómo hacer uno aquí). Cuando agitan el frasco, la purpurina comienza a moverse en espiral, lo cual representa los atareados pensamientos y sentimientos que podrían tener. Aliéntelos a concentrarse en la respiración mientras observan la purpurina, y sus emociones se tranquilizarán lentamente.

Intente estos otros juegos de conciencia plena para niños

Tener tiempo para jugar y relajarse.

Cuando se trata de estimular la salud física y mental de sus hijos, no descarte la importancia del ejercicio y del descanso. Los niños mayores de seis años deberían hacer al menos una hora de actividad física por día. Y con respecto a las actividades de desarrollo mental, incluso diez minutos por día pueden ayudar a controlar el estrés. La relajación, el ejercicio, la alimentación y el sueño, también conocidos como los “cuatro pilares de la salud”, interactúan para mantener la mente y el cuerpo saludables. Ignorar uno de estos pilares podría afectar la capacidad para mantener los demás. “Cuanto más equilibremos los cuatro pilares en nuestras vidas, mejores serán las oportunidades de sentirnos bien a largo plazo”, explica la Dra. Gabriela Cora, psiquiatra avalada por la junta médica y directora médica de Salud del Comportamiento de Aetna.

Descubra cómo incorporar cada pilar en la rutina diaria

Disfrutar de comidas saludables juntos.

¿Necesita otro motivo para reunirse alrededor de la mesa? Se ha demostrado que las comidas familiares impulsan las capacidades lingüísticas de los niños, reducen el estrés e incluso mejoran las probabilidades de que coman más frutas y vegetales. Además, las investigaciones sugieren que consumir alimentos saludables puede afectar el estado de ánimo de manera positiva, ya que ayuda con la producción de los neurotransmisores que nos hacen sentir bien, como la dopamina y la serotonina. En su próxima visita a la tienda de comestibles, compre alimentos nutritivos, como vegetales de hoja verde, frijoles, granos enteros, frutas y huevos, y trate de servir una mezcla a la hora de la comida. Si sus hijos son selectivos con la comida, considere preparar platos sencillos, como guisos, cazuelas y omelets. Además de cocinarse rápidamente, estos platos son una manera fácil de incorporar diferentes grupos de alimentos.

Obtenga información sobre los alimentos que pueden mejorar el estado de ánimo 

Volver a adoptar el hábito de lavarse los dientes dos veces por día (sin llorar).

Si este verano sus hijos dejaron de cepillarse los dientes dos veces por día, este es el momento de volver a adoptar el hábito. Además de aumentar el riesgo de tener caries, una salud dental deficiente también puede conducir a ausencias escolares y calificaciones bajas, según un estudio realizado en 2012 por la Escuela de Odontología Herman Ostrow de la Universidad del Sur de California (University of Southern California’s Ostrow School of Dentistry). A fin de mantener los dientes y las encías saludables, los expertos recomiendan que los niños se cepillen los dientes durante dos minutos, dos veces por día, y usen hilo dental una vez por día. Para ayudar a que esta tarea sea más agradable, puede convertirla en un juego, como alentar a sus hijos a quitarse los “bichos de azúcar” con el cepillo o reproducir su canción favorita durante los dos minutos para hacer que el tiempo pase más rápido.

Descubra más formas divertidas para hacer que sus hijos se cepillen los dientes

Dormir bien durante la noche.

Dormir bien durante la noche no solo es importante para el crecimiento y desarrollo de un niño, sino que también es fundamental para su salud y bienestar. ¿Cuánto es suficiente? Según la Academia Americana de Pediatría, se recomiendan entre 9 y 12 horas de sueño para niños de 6 a 12 años, y entre 8 y 10 horas para niños de 13 a 18 años. Para ayudarlos a recuperar el hábito de acostarse temprano, intente mantener un horario regular, cree una rutina nocturna relajante y apague todos los aparatos electrónicos al menos una hora antes de acostarse.

Lea más consejos sobre cómo disfrutar de un sueño reparador durante la noche

Despedirse del verano y volver a la escuela puede ser algo difícil para los niños. Sin embargo, incorporando algunos pequeños cambios para cuidar su salud física y mental, logrará una transición menos conflictiva.

Sobre la autora

Pooja Dharan vive en la ciudad de Nueva York; le encanta probar nuevos restaurantes, viajar, practicar yoga y mirar películas. Su ambición de salud es disponer de una mayor cantidad de tiempo para meditar y volver a practicar natación competitiva.