Ir al contenido principal

Calma y claridad: beneficios de la conciencia plena para sus hijos

Alice Gomstyn Por Alice Gomstyn

A los 9 años, Zoe Jones es una veterana en materia de conciencia plena. Por años, asistió a una escuela autónoma de Los Ángeles, en la que todas las mañana los estudiantes dedicaban tiempo a practicar varias técnicas de conciencia plena, como ralentizar la respiración y relajar los músculos.

La madre de Zoe, Laura Lambert, dice que su hija usa la conciencia plena para tranquilizarse cuando algo le molesta, ya sea una picadura de insecto que le causa picazón o una pelea con su hermano. “Creo que es genial”, dice Laura. “¡Qué habilidad increíble es poder tranquilizarse y meditar!”.

La conciencia plena es el estado de ser consciente del momento presente, es decir, notar y aceptar lo que sucede con los sentimientos, el cuerpo y el entorno sin juzgar o encasillar. A través de “ejercicios” especiales, los niños pueden aprender a regular sus emociones y aplicar sus conocimientos a la vida diaria.

Aunque antes se la consideraba como algo secundario, la conciencia plena se está convirtiendo en un fenómeno masivo rápidamente. Las empresas, los equipos deportivos nacionales y el ejército están adoptando el entrenamiento de conciencia plena como una forma de impulsar los logros. Varias aplicaciones, como Headspace y Calm, promueven la conciencia plena como una manera de aliviar el estrés en cualquier lugar y momento. Además, varias investigaciones en las que se demostraron los beneficios asociados a los niños (ver abajo) tuvieron como resultado una mayor cantidad de programas de meditación y conciencia plena en las escuelas primarias.

Mientras las familias se enfrentan a otra complicada temporada de vuelta a la escuela, es posible que los padres escépticos le den una oportunidad a esta práctica, a fin de equilibrar la extensa lista de compras de materiales escolares, la apurada rutina matutina y la presencia de nuevos maestros y compañeros de clase.

La psicóloga Tamar Chansky, Ph.D., autora de Freeing Your Child from Anxiety (2014), resume los beneficios de la conciencia plena como tener el control sobre los pensamientos negativos. “Los niños no son arrastrados por los pensamientos que tienen”, dice. “Como me gusta decir, son capaces de 'reaccionar pasivamente' y convivir con sus pensamientos”.

El frasco de purpurina: un ejercicio de conciencia plena para niños

La conciencia plena puede ser difícil de explicar a los adultos, y mucho más a los niños. ¿Cómo lo hacen los expertos? Uno de los métodos populares es el ejercicio del frasco de purpurina. Los niños deben llenar frascos con agua, agregarles purpurina y sacudirlos. El frasco sacudido, con la purpurina moviéndose en espiral, representa el ajetreo y bullicio (los pensamientos, sentimientos y deseos) dentro de la mente de una persona. Pero cuando el frasco está quieto, la purpurina desciende lentamente hasta el fondo, dejando vacío el resto del frasco. Esto representa la calma y la claridad asociadas con el hecho de estar tranquilo.

El frasco de purpurina “es una de las metáforas visuales más poderosas para dicha conexión; representa cómo la conciencia plena, es decir, el cultivo de la tranquilidad ante el agitado caos de la vida, nos afecta”, escribió Christopher Willard, Psy.D., en un artículo adaptado de su libro Growing Up Mindful (2016), que se publicó en línea en la revista Mindful.

Willard, un psicólogo que enseña en la Escuela de Medicina de Harvard (Harvard Medical School), destaca que el frasco puede servir como temporizador para diferentes prácticas, como la respiración consciente. Los maestros o padres pueden agitar el frasco e indicarles a los niños que respiren, concentrándose en inhalar y exhalar, hasta que la purpurina se deposite en el fondo.

Beneficios de la conciencia plena para los niños

La conciencia plena no elimina los pensamientos y sentimientos abrumadores, sino que ayuda a que los niños enfrenten los problemas diarios, como las disputas con amigos o el estrés causado por las tareas escolares. Los investigadores descubrieron que la conciencia plena ayuda a que los niños ejerciten el autocontrol, traten a los demás con compasión y controlen el estrés. También hay evidencia que demuestra que los niños se benefician académicamente, ya que los ejercicios de conciencia plena los ayudan a prestar atención en clase e incluso a mejorar sus calificaciones.

“Debido a que la mente de los niños está en desarrollo, y se encuentran en un entorno social muy intenso, no hay nada mejor que la conciencia plena para ayudarlos a asimilar la información nueva”, dice Andy Lee, director de conciencia plena de Aetna. “La conciencia plena ayuda a los niños a tener los pies en la tierra, es decir, a conocer lo que sucede y cómo afrontarlo”.

Incluso los niños que se enfrentan a las situaciones más desafiantes pueden beneficiarse. En varios estudios, se ha investigado cómo la conciencia plena puede ayudar a niños pobres en la escuela primaria y a adolescentes encarcelados a afrontar la vida. “Los niños desarrollan un sentido de resiliencia debido a que reconocen que valen mucho más que lo que les dicen o que el entorno en el que viven”, dice Laura S. Bakosh, Ph.D., psicóloga y cofundadora de Inner Explorer. La organización brinda capacitaciones de conciencia plena basadas en audio para las escuelas. En 2017, recibió una donación de la Aetna Foundation para llevar su programa a 15 escuelas en riesgo en Florida, lo que abarcó a más de 12,000 niños.

El impacto incluso sorprendió a Rachael Baker, una defensora de la conciencia plena y asesora de bienestar de Aetna. Su hija Shiloh, que tiene 7 años, asiste a una escuela primaria donde se introdujo el programa. Al principio, Shiloh “estaba en contra de la conciencia plena porque me escuchaba hablar sobre eso todo el tiempo”, dice Baker. Pero una vez que comenzó a practicarla en clase, cambió de opinión. Baker dijo que su hija ahora elogia la conciencia plena porque la ayuda a tomar mejores decisiones.

Shiloh describió sus sentimientos en un diario que Baker leyó al final del año escolar. “Escribió: 'Esto me ayuda a tranquilizarme. Me hace más feliz'”, recuerda Baker. “Me hizo llorar”.

Esta es la primera de una serie de historias sobre la conciencia plena para niños. Para obtener información sobre otros ejercicios de conciencia plena que los padres pueden practicar junto con sus hijos para ayudarlos a tranquilizarse y mejorar su concentración, visite Cómo presentarles la conciencia plena a los niños.

Sobre la autora

Alice Gomstyn es bloguera sobre crianza y periodista comercial veterana. Se confiesa adicta al azúcar, pero planea reducir el consumo de dulces y comenzar a comer vegetales como nunca lo ha hecho. ¡Vamos por el brócoli!