Ir al contenido principal

Duelo complicado: cómo volver a disfrutar de la vida

Susan Donaldson James Por Susan Donaldson James

Cuando Marla falleció de cáncer de riñón a los 45 años, su hermana, Jackie J., no se sintió simplemente triste, sino que estaba inmersa en el dolor. Las hermanas eran mejores amigas, y el hecho de que Marla nunca podría ver crecer a sus dos hijos pequeños fue algo demasiado abrumador para Jackie.

Durante los siguientes dos años, la mujer de Nueva York, madre de dos niños, “se desconectó del mundo”. Le costaba reírse y disfrutar de la vida. Crió a sus hijos de forma “robótica”. Además, sufrió ataques de pánico paralizantes que, por momentos, le quitaban la respiración y la dejaban sin fuerzas. Pasó un año antes de que pudiera mirar las fotografías de Marla. “Fue horrible. No podía quitármelo de encima”, dice Jackie (50) acerca de la ausencia de su hermana. “Lloraba todo el tiempo. Ya no podía desempeñarme en la vida”.

Ella escuchó la frase “duelo complicado” por primera vez cuando se unió a un grupo de ayuda para sobrellevar la muerte. En ese momento, “me di cuenta de que mi dolor era bastante profundo”, dice. “Se trataba más de la intensidad del dolor que de la duración”. Por lo tanto, Jackie le pidió a su médico que la derivara a un terapeuta, quien la ha ayudado a comenzar a seguir con su vida. Ahora, dice que tiene una hermosa fotografía de Marla en su hogar y que se ríe de las cosas que le hubieran gustado. “Puedo sonreír”.

¿Qué es el duelo complicado?

Sentir tristeza, depresión o ansiedad después de la muerte de un ser querido es algo “normal”, según la psiquiatra Katherine Shear, MD, directora del Centro de Duelo Complicado (Center for Complicated Grief) de la Universidad de Columbia (Columbia University). Sin embargo, en el caso de las personas que sufren un duelo complicado, la intensidad inicial de estos sentimientos no disminuye con el tiempo y, en última instancia, les quita la capacidad de vivir la vida y disfrutarla.

Entre las señales clásicas del duelo complicado se incluyen las siguientes:

  • Tener un sentimiento persistente e intenso de añoranza o tristeza por la persona que murió.
  • Tener una obsesión con esa persona, “a tal punto que interfiera en las relaciones o en la capacidad de disfrutar de la vida o trabajar”, dice Shear, lo que podría implicar fantasear excesivamente con estar con la persona que murió, oler su ropa o escuchar viejos mensajes de voz.
  • Tratar de evitar recordatorios asociados con la persona que murió de manera excesiva.

¿Quiénes están en riesgo?

El duelo complicado afecta aproximadamente al 7 % de las personas que perdieron a un ser querido, lo que representa más de 10 millones de personas solo en los Estados Unidos, según los cálculos presentados por el Centro del Duelo Complicado. A pesar de que puede afectar a cualquiera, las personas con antecedentes de ansiedad o depresión, o que han sufrido una pérdida repentina y violenta podrían ser más propensas a sufrir un duelo complicado. Además, perder a una pareja duplica el riesgo de padecer duelo complicado; y cuando se pierde a un hijo, las probabilidades son incluso mayores.

¿Cuándo debería buscar ayuda?

Los expertos explican que no hay un tiempo definido para el duelo; sin embargo, si una persona aún no es capaz de desempeñarse en la vida o de sentir algo de alegría entre seis meses y un año después de la muerte de un ser querido, podría ser momento de buscar ayuda.

Los pensamientos suicidas, que son frecuentes entre aquellos que sufren un duelo complicado, son otra señal de alarma. “Durante el duelo, se puede tener una ideación suicida pasiva, como ‘Tal vez todo sería mejor si ya no estuviera aquí’ o ‘No me importa si no me despierto’”, dice Elisabeth Zaragoza, administradora de casos especializada en salud del comportamiento de la sede de Aetna en San Antonio, Texas. “Esa es una señal de que necesita ayuda”. El último Día de Acción de Gracias, por ejemplo, le hizo una llamada de rutina a un hombre mayor que se encontraba en un estado caótico debido a la muerte de su esposa y tenía pensamientos suicidas. Hizo todos los arreglos necesarios para internar al hombre y encontrar al terapeuta más adecuado. Luego, el hombre le dijo que le había salvado la vida.

(Lea más sobre los cinco signos del sufrimiento emocional de la iniciativa Campaign to Change Direction. Aetna es miembro fundador de esta campaña, que alienta a todos los estadounidenses a prestar atención a su bienestar emocional).

“Por todo lo que sabemos, es muy difícil afrontar un duelo complicado sin ayuda”, dice Shear. Por lo general, el tratamiento consiste en sesiones de psicoterapia orientada con un terapeuta especializado en duelo complicado, lo cual ha demostrado ser altamente efectivo en varios estudios. Es posible que el terapeuta le recomiende hacer lo siguiente:

  • Hablar sobre la muerte de su ser querido.
  • Honrar la relación y los momentos que vivió con su ser querido.
  • Encontrar una manera de ver un futuro con objetivos y una posible felicidad.

Algunos terapeutas también podrían alentarlo a tener una conversación imaginaria con su ser querido, lo que puede ser “muy poderoso”, según Shear.

Los expertos dicen que aquellos que buscan ayuda tienen más posibilidades de recuperar el sentimiento de normalidad. Por ejemplo, Deborah Kusick, una mujer de 65 años que vive en Sebastopol, California, sufrió un duelo complicado durante décadas después de la muerte de su hermano menor. Buscó la ayuda de un terapeuta que, según ella, la ayudó a cambiar su percepción de la realidad.

Aprender a vivir con una pérdida.

El duelo es un proceso natural que lleva tiempo y que puede requerir apoyo. Estos son algunos consejos sabios de personas que estuvieron en esa situación:

  • Si el dolor no desaparece, busque ayuda profesional de alguien que conozca lo que es el duelo complicado. “Cada vez que escucho las dos canciones favoritas de Johnny, ‘Desperado’ y ‘We are the Champions’, comienzo a llorar de inmediato”, dice Deborah. “Pero ahora sé que eso está bien. Después de 30 años, encontré a un terapeuta que entiende mi dolor”.
  • Busque un grupo de ayuda para sobrellevar la muerte. Durante cinco años después de la muerte de su padre, Christine Burke, una mujer de 42 años que vive en Bethlehem, Pensilvania, se sintió “consumida” por el dolor y la ira. Finalmente, se unió a un grupo de apoyo en su iglesia. “El sacerdote me pidió que le contara lo que había sucedido. Ninguna persona me había preguntado eso antes, y realmente me ayudó. Necesitaba un empujón para llegar a un lugar donde pudiera afrontar la situación”.
  • Escriba sobre su pérdida y el dolor que siente, o lleve un diario sobre el duelo. Christine, por ejemplo, comenzó a escribir un blog. “Me permitió tener tiempo para mí y me dio una voz para expresar mi dolor”.
  • Busque el apoyo de familiares y amigos. “No atraviese ese momento en soledad”, dice Jackie. “No puedo imaginarme cómo estaría sin ellos”.
  • Tómese el tiempo que necesite para hacer el duelo. “Las personas te preguntan si ya estás mejor. Pero, en cierto sentido, es algo con lo que lidiarás por siempre”, dice Jackie.
  • Cuide de usted mismo. “Algunos días, debo recordarme que necesito ser amable conmigo misma”, dice Christine. Esto podría significar desde salir a correr y hablar sobre el duelo hasta “simplemente permitirse llorar cuando lo necesite”.

Si necesita ayuda para encontrar un profesional en su zona, consulte los diferentes recursos disponibles, como el buscador de psicólogos de la Asociación Estadounidense de Psicología (American Psychological Association).

La pérdida de un ser querido es devastadora, pero tanto sobrevivientes como expertos destacan que es algo que se puede superar. Como explica Shear, “el duelo se manifiesta de forma natural después de una pérdida y busca quedarse en nuestras vidas para mejorarnos, incluso aunque nos haga sentir tristes”.

 

¿Qué plan de Medicare necesito?

Responder algunas preguntas puede ayudarlo a encontrar la cobertura de Medicare adecuada.

 

Sobre la autora

Susan Donaldson James es una periodista cuyas historias de salud han aparecido en ABC News, NBC News y WebMD. Actualmente, vive en el bucólico estado de Vermont, donde hace senderismo, practica esquí y consiente a sus cuatro nietos menores de 3 años, con el objetivo de llevar un estilo de vida saludable.

Adquirir Medicare

Nuestros planes de Medicare tienen un enfoque integral en la salud y el bienestar.