Ir al contenido principal

La conexión entre la boca y el cuerpo: qué sabe su dentista sobre su salud general

Ícono de la “A” de Aetna Por Aetna

Es posible que haya escuchado hablar sobre la conexión entre el cuerpo y la mente: la forma en la que la salud física y la salud mental se superponen y se influencian entre sí. ¿Pero conoce la conexión entre la boca y el cuerpo? Lo que sucede en la boca realmente puede afectar al resto del cuerpo. Y lo que sucede en el cuerpo puede ocasionar cambios contundentes en la salud oral.

Para muchas personas, una consulta dental implica solo someterse a una limpieza profesional o hacer que les realicen una obturación. Pero su dentista también busca indicios para su salud general. Incluso podría descubrir signos de enfermedad antes de que usted o su médico de atención primaria sean conscientes de ellos. Estos son algunos ejemplos:

Diabetes y enfermedades de las encías

Las enfermedades de las encías pueden aumentar el nivel de azúcar en sangre. Como resultado, las personas que padecen enfermedades de las encías son más propensas a sufrir diabetes que aquellas que tienen bocas saludables. Si ya tiene diabetes, corre un riesgo mayor de recibir un diagnóstico de alguna enfermedad de las encías. Las personas diabéticas también deberían ser conscientes de que las enfermedades de las encías pueden dificultar el control de la glucemia y aumentar el riesgo de sufrir complicaciones.

Enfermedades cardíacas y salud oral

En varios estudios, se demostró que las personas que padecen enfermedades de las encías corren un riesgo mayor de sufrir enfermedades cardíacas. Tener una salud oral deficiente también puede empeorar los problemas cardíacos existentes, motivo por el cual algunos pacientes necesitan tomar antibióticos antes de someterse a procedimientos dentales. De hecho, las enfermedades de las encías pueden aumentar las probabilidades de sufrir un ataque cardíaco o cerebral. Si se cuida los dientes y las encías, también estará cuidándose el corazón.  

Embarazo y atención dental

Las embarazadas que padecen alguna enfermedad de las encías son más propensas a tener un parto prematuro, en comparación con las mujeres que tienen las encías sanas. La buena noticia es que las embarazadas que tienen una buena salud oral también ayudan a proteger a sus bebés de las bacterias que causan caries.

Los investigadores están evaluando otras enfermedades, como la neumonía y ciertos tipos de cáncer, para determinar el papel que desempeña la salud dental. Sin embargo, no cabe duda de que tener una buena higiene oral reduce el riesgo de padecer afecciones de salud graves y le ahorra dinero.

Por ese motivo, Aetna presentó el revolucionario Programa de Integración de Servicios Médicos y Dentales (DMI), en el cual, se combinan los registros médicos y dentales de los miembros para facilitar la identificación de posibles enfermedades crónicas. Durante los últimos 10 años, los miembros del programa que recibieron atención dental obtuvieron mejores resultados de salud a un costo médico más bajo. Y eso debería hacerlo sonreír.