Ir al contenido principal

Nuestros héroes de la salud: Stephanie Ingrassia, administradora de casos

Emily Leland Por Emily Leland

La compasión es el principio rector de Stephanie Ingrassia. Así que cuando fue asignada como administradora de casos a Shara Sosa, una madre de tres niños que luchaba contra el cáncer por segunda vez, Stephanie sabía que haría todo lo que estuviera a su alcance para ayudarla.

“Cada vez que me preocupaba por la idea de que algo no saliera bien, podía acudir a Stephanie y ella se encargaba”, dice Shara. “Me brindó un nivel de consuelo que ningún miembro de mi equipo de atención médica podía darme. Nunca nos hemos visto en persona, pero cuando hablamos uno pensaría que somos amigas que hace mucho tiempo no se ven".

Stephanie ha ocupado puestos en hospitales como enfermera clínica, supervisora y gerente, y se describe a sí misma como una "enfermera de la vieja escuela". Se unió a Aetna en 1999 como administradora de casos para ofrecer a los miembros un punto de contacto de confianza mientras exploran las opciones de tratamiento y la cobertura de seguro para una variedad de afecciones. Le preguntamos sobre sus consejos de salud favoritos, sus ambiciones y el momento más gratificante de su carrera.

P.: ¿Qué te motivó a convertirte en enfermera?
R.:
En lo más profundo de mí, siempre supe que quería ayudar a las personas. Puede deberse al papel que juego en mi familia: soy la mayor de seis hijos. Además, mi padre fue médico cirujano en la Segunda Guerra Mundial, y siempre hablaba de su experiencia con los pacientes. Eso me interesaba cuando era niña.

P.: ¿Qué te gustaría que la gente aprendiera a partir de la historia de Shara?
R.: Shara es una persona abierta, de fe y amor.

P.: ¿Cómo te describe la gente más a menudo?
R.:
Espero que me describa como amable.

P.: ¿Cuál es el mejor consejo de salud que has recibido?  
R.: Sé tu propio ángel de la guarda y cuídate.

P.: ¿Quién es la persona que más admiras en el mundo? 
R.: Mis padres.

P.: ¿Qué haces para desestresarte o relajarte?
R.: Amo a mis nietos. Son mellizos y tienen ocho meses. Jugar con ellos es lo mejor.

P.: ¿Cuál es tu lugar favorito?
R.: El altar al Padre Pío en Barto, Pensilvania.

P.: ¿Cuál ha sido el momento profesional más satisfactorio para ti?
R.: Cuando trabajaba en cuidados intensivos, recibí el premio Florence Nightingale. Fue inesperado y muy gratificante.

P.: ¿Cuál es tu ambición de salud?  
R.: Continuar haciendo esto hasta que no pueda más.

Sobre la autora

Emily Leland es escritora y profesional de mercadeo, y vive en Charleston, SC. Su objetivo es hacer más ejercicio, consumir menos cafeína y encontrar el equilibrio entre la maternidad y el trabajo.