Ir al contenido principal

Cómo incorporar hábitos saludables para la familia: la historia de salud de John

Bonnie Vengrow Bonnie Vengrow

Vi la salud de mi abuelo y mi padre deteriorarse por el hábito de fumar.

Eso me hizo querer dejar de consumir tabaco. Sabía muy bien que algún día sería padre. No quería ser el tipo de padre cuyo estado de salud no le permite realizar actividades con sus hijos.

Martha, mi instructora de bienestar de Aetna, fue un recurso increíblemente valioso. Hablábamos sobre cómo yo había comenzado a bajar de peso y a hacer ejercicio hasta que un día me di cuenta de que estaba dedicando todo ese tiempo a alimentarme mejor y a hacer más ejercicio, sin embargo, estaba literalmente llevando veneno a mis pulmones.

El día que conversé con Martha, me di cuenta de que necesitaba dejar de fumar. Cuando digo que soy exfumador, me siento muy contento porque ya no deseo la nicotina. Eso es increíblemente liberador.

Mi esposa y yo queríamos tener hijos desde que nos casamos. Estamos muy entusiasmados y felices de ser padres por primera vez.

Ella reconoce que haber dejado de fumar, habernos vuelto más saludables y haber empezado a hacer más ejercicio nos permitió hoy estar esperando un hijo. Me llena de orgullo saber que mi hijo crecerá en un hogar libre de humo.

John y Brittany Agin son miembros reales que nos han autorizado a contar su historia.

Después de haber fumado casi la mitad de su vida, John Agin finalmente dijo “basta”. Lo que comenzó como una excusa para pasar un rato con amigos de la universidad se convirtió en un hábito de dos paquetes al día que casi le consumió la vida. El supervisor de laboratorio de Columbus, Ohio, se dio cuenta de que se la pasaba pensando en el próximo receso para salir a fumar, calculando si una película de dos horas o un viaje largo en avión valían la agonía de saltearse un cigarrillo. (Casi siempre, la respuesta era “no”).

Pero más que nada, John y su esposa, Brittany, una fumadora casual, querían formar una familia. John sabía lo que era crecer en un hogar impregnado en tabaco (su abuelo y su padre fumaron hasta después de los 50 años) y él vio el precio que tuvieron que pagar con la salud. Él sabía que quería que su experiencia como padre fuera diferente, más saludable. Así fue que el 15 de enero de 2016, John y Brittanny apagaron sus últimos cigarrillos y comenzaron una nueva vida como no fumadores.

Ambos integrantes de la pareja se brindaban apoyo todos los días, sobre todo al principio. Además, John encontró apoyo en Martha Buko, una instructora de bienestar de Aetna. Como exfumadora, Martha le enseñó estrategias para ayudarlo a superar los antojos y la ansiedad. Por ejemplo, recordar momentos felices cuando pensara en fumar u obligarse a ir a una tienda a comprar un paquete de cigarrillos en lugar de pedirle uno a un amigo. También lo instó a recordar por qué quería dejar de fumar en primer lugar: para estar saludable para su futuro hijo. (Conozca más sobre Martha aquí.)

Las estrategias funcionaron. John y Brittany no han fumado ni un cigarrillo desde que dejaron el hábito, y ya no sienten ganas de fumar. Ahora que fumar es algo del pasado, John sigue enfocándose en tener una vida saludable. Todos los días, pasea a sus tres perros en un parque cercano o se sube a la escaladora elíptica en casa. Él y Brittany se cocinan comidas más saludables (las salchichas de pollo asadas con vegetales son una de sus recetas favoritas).

La pareja también se prepara para su próxima aventura: ser padres. John dice sentirse orgulloso de que su hijo crecerá en un hogar libre de humo. Si bien no fue fácil dejar el hábito, dice que le permitió recuperar su vida. “Había intentado dejar de fumar algunas veces y lo había logrado, pero solo por seis meses. Seguía con ganas de fumar”, confiesa. “Esta vez, ya no ansío la nicotina; y eso es increíble, ¡liberador!”.

Sobre la autora

Bonnie Vengrow es una periodista que vive en la ciudad de Nueva York, quien ha escrito para las siguientes revistas: Parents, Prevention, Rodale's Organic Life, Good Housekeeping y más. Nunca conoció un sendero para hacer excursiones que no le haya gustado y, actualmente, está trabajando para perfeccionar su postura sobre la cabeza en la clase de yoga.