Ir al contenido principal

Recuperar la confianza para seguir luchando: la historia de Marshall

Christina Joseph Por Christina Joseph

Al subir las escaleras, cuando llegué a casa por primera vez, parecía que estaba escalando el monte Everest.

¿Llegaría alguna vez allí arriba?

Tengo diabetes hace años. Me realizaron una cirugía de baipás triple en 2014, y en 2016 me diagnosticaron cáncer de hígado.

Perdí mucha confianza en ese momento porque me miraba en el espejo y veía a un hombre que era la mitad de lo que solía ser.

Y no tenía a nadie con quien me sintiera realmente cómodo para hablar. Realmente dependo mucho de mí mismo.

Nicole es mi enfermera de Aetna.

(¡Oye!)

 Ella cambió mi vida porque me ayudó a encontrar a alguien con quien pudiera abrirme, en lugar de enfrentar mis problemas solo. Era como mi pequeño ángel guardián especial que estaba cuando lo necesitaba.

Me ayudó explicándome cosas como mis medicamentos, mi atención de salud, mis hábitos alimentarios. Me ayudó a confiar más en mí.

Mi objetivo es lograr estar saludable paso a paso. Me voy a levantar y hacer algo por mi vida.

Puedo reemplazar las acciones negativas por medidas positivas para el cuerpo y la mente.

Soy un hombre mayor que camina por la calle, derecho, con la cabeza en alto y erguido, avanzando con paso firme. Siento que he recuperado las fuerzas. Lo lograré. Soy fuerte. Sobreviviré. 

 

Marshall Cummings es miembro de Aetna y nos permitió contar su historia.

Marshall Cummings había perdido la confianza. Una serie de complicaciones de salud (entre las que se incluyen una enfermedad cardíaca, diabetes y cáncer de hígado) hicieron que este residente de Elizabeth, Nueva Jersey, se sintiera deprimido y abrumado. “Me miraba en el espejo y no veía al hombre que solía ser”, comenta Marshall.

Marshall no quería ser una carga para su familia: su hermana tenía sus propios problemas de salud y él se negaba a que su hijo lo viera cuando estaba débil. Había visto morir a su propio padre y a su abuelo cuando tenían apenas 60 años.

“Ya lo tenía en mente cuando me miré después de la operación de hígado: 'Vaya, ¿hasta aquí llegué?'”, dice Marshall. “Tengo 67. Espero vivir hasta los 107. No quería ser un viejo enfermo que caminara con muletas. Si iba a decaer, iba a luchar para evitarlo”.

Entonces, cuando en Aetna se comunicaron con él para informarle acerca de un nuevo programa de atención basado en la comunidad, mediante el cual el personal de enfermería se reúne con los miembros en sus hogares y en el consultorio del médico para desarrollar planes de atención personalizados, Marshall se apuntó.

“Dije: ‘Muy bien. ¿Por qué no? No me hará daño. Quizás me ayude’”.

Cómo tender una mano amiga

Marshall comenzó a trabajar con Nicole Taylor, la enfermera administradora de casos de Aetna, quien lo ayudó a hacerse cargo de su atención y volver a tomar el control. Nicole, de a poco, estableció una relación con Marshall. Pasaba tiempo en su hogar (vio que tenía dificultades con las escaleras), conoció más sobre su vida (alguna vez fue atlético y muy independiente), sus preferencias (le gustan las frutas frescas y los productos de panadería) y sus antecedentes de salud familiares (era común la presión sanguínea alta).

Es exactamente lo que necesitaba Nicole para armar un plan de atención personalizado para Marshall. Hizo que se uniera a un gimnasio cercano y encontró un parque local donde pudiera ir a caminar. Organizaban comidas saludables juntos y visitaban un mercado de productores cercano para comprar productos frescos. Nicole iba a las citas médicas, lo acompañó después de la cirugía y le organizó el transporte para que asistiera a las sesiones de fisioterapia.

 “La magnitud del impacto que podemos tener en un miembro al darle este apoyo personalizado y al estar presentes en su hogar no tiene precio”, comenta Nicole. “Atravesábamos la situación juntos”.

 Marshall también dependía de ella para entender su plan de atención o los medicamentos.

“Ella realmente podía desglosarlo todo para que yo pudiera comprender qué estaban diciendo los médicos y qué podía hacer yo con eso”, comenta.

Tratar a la persona de manera integral

Nicole también notó que Marshall se sentía deprimido después de la cirugía por el cáncer, lo cual es normal para quienes luchan contra una afección o enfermedad crónica. Hablaron sobre estos sentimientos. Nicole lo alentó a hacer pequeñas cosas para sentirse bien consigo mismo, como afeitarse y socializar con amigos. Como resultado, Marshall comenzó a cuidar mejor de sí mismo, y su estado de ánimo mejoró.

Lea más sobre cómo apoyar a un amigo o familiar que atraviesa un desafío de salud.

Pero lo más importante era que Nicole estaba allí.

“Era como mi ángel guardián, estaba cuando la necesitaba”, recuerda.

El sentimiento es mutuo. “Me llegó al corazón”, dice Nicole y agrega que Marshall realmente aprovechó el programa de atención basado en la comunidad. “Me siento orgullosa de que haya logrado sentir confianza y pueda continuar avanzando en cuanto a su salud”.

Ahora, Marshall está recuperando la confianza y tiene una mejor perspectiva de su futuro.

“Mis metas son mejorar la salud y mejorar mi vida”, dice. “Me siento más fuerte y con más confianza. Puedo mirar al futuro y ver que tendré buena salud de nuevo, y tengo la capacidad para lograrlo”.

Obtenga más información sobre Nicole Taylor, la heroína de salud de Marshall.

 

¿Qué plan de Medicare necesito?

Responder algunas preguntas puede ayudarlo a encontrar la cobertura de Medicare adecuada.

 

Adquirir Medicare

Nuestros planes de Medicare tienen un enfoque integral en la salud y el bienestar.