Ir al contenido principal

Consejos de ejecutivos exitosos sobre cómo poner en práctica la conciencia plena en el trabajo

Alice Gomstyn Por Alice Gomstyn

Durante mucho tiempo, los empleados han intentado realizar varias tareas a la vez para rendir más y ser más eficaces en el trabajo. Sin embargo, los expertos como Andy Lee creen que la realizar varias tareas a la vez puede perjudicar el rendimiento. Intentar hacer varias cosas a la vez, “divide la atención, estresa o, simplemente, quema la energía mental”, dice Lee. “También acaba con la creatividad y lleva a cometer más errores”.

“La verdad, para mejorar la eficacia, hay que ser 'consciente'”, dice. “Si trata de hacer una sola cosa a la vez, tendrá una gran ventaja”. Y Lee debe saber esto mejor que nadie: como director de atención plena de Aetna, su trabajo es promover programas de conciencia plena para los empleados y miembros de Aetna. Pero, ¿en qué consiste la conciencia plena exactamente?

“La conciencia plena consiste en prestar atención al momento presente con una actitud de apertura y curiosidad”, explica Lee. “Pasamos el día con muchas expectativas, opiniones, preferencias y prejuicios que traemos a las situaciones incluso antes de que tengamos que atravesarlas. La conciencia plena consiste en darse cuenta de lo que realmente está sucediendo antes de tomar una decisión”.

Mire nuestra animación sobre el ejercicio del frasco de purpurina, que demuestra el poder de la conciencia plena para todas las edades.

Lee, como es de esperar, practica la conciencia plena. Pero también encontrará ejecutivos en otras empresas que se dedican a eso. Esto es lo que Lee y otros tres líderes de otras compañías (Hannah Grove, del gigante de servicios financieros State Street Corporation; Jay Shapiro, de la empresa de la aplicación para crear aplicaciones AppMakr; y Katharine Zaleski, de PowerToFly, una plataforma de reclutamiento que conecta a los empleadores con mujeres altamente capacitadas) querían compartir sobre por qué la conciencia plena es importante para ellos.

Andy Lee, director de conciencia plena de Aetna

¿Qué fue lo primero que le interesó de la conciencia plena?
Hace unos 20 años, un asesor ejecutivo me preguntó si alguna vez había pensado en meditar. Creo que vio que yo estaba estresado, que iba demasiado rápido y que era impaciente. Comencé a hacerlo y noté los beneficios. Realmente me ha sido útil a lo largo de los altibajos de mi vida profesional y privada. Ahora siento que sé lo que hago y por qué lo hago. Las cosas grandes no me estresan tanto como solían hacerlo.

Además de la meditación, ¿cómo pone en práctica la conciencia plena?
Por lo general, en mi grupo de trabajo comenzamos las reuniones con un minuto de práctica de conciencia plena: nos sentamos en silencio y prestamos atención a la respiración. También promovemos esta práctica en toda la compañía, tomándonos un minuto de conciencia plena. Es sorprendente cómo solo 60 segundos de silencio pueden calmar y refrescar la mente.

Cuando estoy en mi escritorio, también me levanto por lo menos cada 90 minutos y camino. Estirar y mover el cuerpo puede ayudar a cambiar el canal en el cerebro. Y presto atención a las historias que me relato en mi cabeza: trato de no quedarme atrapado en lagunas mentales, por ejemplo, trato de no pensar en una situación del pasado una y otra vez.

Básicamente, más me pongo en contacto conmigo mismo durante el día sobre lo que estoy haciendo y por qué, mejor van mis días.

Lea más consejos sobre cómo mantenerse concentrado en su escritorio.

Hannah Grove, directora de comercialización de State Street Corporation

¿Cómo prioriza la conciencia plena?
Comienzo mi día meditando en casa tres o cuatro veces a la semana. Y luego, sin importar lo ocupado que esté el día en el trabajo, siempre me tomo 15 minutos para caminar, preferentemente afuera, solo para recalibrarme y no consumirme con la infinidad de tareas que debo realizar en el día. También voy y vuelvo del trabajo caminando, más allá de las encantadoras condiciones climáticas de Boston, y uso ese tiempo para pensar.

¿Por qué es importante la conciencia plena para usted?
Hay tres motivos. Me obliga a alejarme de todo el ruido de un día normal, y permite que la mente se vuelva a concentrar, lo que a su vez me ayuda a pensar con mayor claridad. En segundo lugar, la respiración ayuda con el estrés. Tengo la sospecha de que carecemos de oxígeno por contener la respiración durante un día agitado. Por último, creo, pero no lo puedo probar, que me hace más creativo, porque la mente no tiene que estar procesando tareas ni una lista de tareas pendientes.

Jay Shapiro, director ejecutivo de AppMakr

¿De qué manera tener una conciencia plena lo ayuda a dirigir su empresa?
Como director ejecutivo, la conciencia plena es sumamente importante. La diferencia entre un “gerente” y un “líder visionario” radica completamente en la claridad de pensamiento, el entusiasmo contagioso y la elocuencia. Ante la gran variedad de desafíos que se presentan a diario, la habilidad de hacer malabares mentalmente con ellos y de mantener una actitud positiva requiere una mente y un alma saludables. Como cualquier otra parte del cuerpo, necesitan cuidado y ejercicio para mantener un máximo rendimiento, y es necesario que lo hagamos de manera intencional.

¿Cómo lo practica?
Tengo dos rutinas que, por cierto, tienen una base tecnológica poco frecuente, que no es lo que se esperaría de las personas que practican la conciencia plena. La primera rutina consiste en meditar usando una aplicación para dispositivos móviles llamada “Calm”. (Sinceramente, me gustó tanto la aplicación que invertí en la empresa). La aplicación me brinda un viaje rápido y guiado en los momentos difíciles de mi día. Eso me ayuda a centrar los pensamientos y a aumentar la concentración y, muchas veces, me abre la mente a soluciones innovadoras.

La segunda implica la organización visual de la información. Trazo mapas mentales de manera compulsiva, y uso herramientas como MindJet y Trello, que me permiten tomar ese enjambre de pensamientos que me zumba en la cabeza y organizarlo en una especie de sinfonía cohesionada, y adapto cada hilo de ideas, preocupaciones y tareas pendientes a un contexto, y le doy una prioridad. Esto reduce enormemente el estrés y la ansiedad, y me permite conservar esa perspectiva positiva que los miembros del equipo perciben y alimentan.

Katharine Zaleski, cofundadora y presidenta de PowerToFly

¿Por qué valora la conciencia plena?
La conciencia plena es clave para mi papel como cofundador y presidente de una plataforma de diversidad de género para las mejores marcas. Cada empresa nos presenta un nuevo reto. Por lo que, si no despejo la cabeza todas las mañanas a través de mi rutina de conciencia plena, sería muy sencillo atascarme y no ver un camino claro hacia adelante.  Y como gerente, también es importante que me tome diez minutos todas las mañanas para recordar mis intenciones para el día.

¿Cómo incorpora la conciencia plena a su día?
Medito todas las mañanas durante al menos 10 minutos. La incluyo en mi rutina diaria, de la misma forma que me lavo los dientes o la cara. Uso la aplicación Headspace y también escribo en un diario para recordarme que sí, resuelvo problemas todos los días, y son problemas imperiosos e impactantes que tengo la suerte de tener la oportunidad de solucionar. Escribir, junto con la meditación guiada, me vuelven un jefe enfocado y comprensivo, que no saca conclusiones apresuradas. Escucho a mi equipo, pero necesito obligarme a tomarme un tiempo durante la mañana y recordar que debo escuchar todos los días.

Sobre la autora

Alice Gomstyn es bloguera sobre crianza y periodista comercial veterana. Se confiesa adicta al azúcar, pero planea reducir el consumo de dulces y comenzar a comer vegetales como nunca lo ha hecho. ¡Vamos por el brócoli!