Skip to main content

Cambio de cobertura

Cuando la vida cambia, el plan de salud también puede cambiar

Si tiene beneficios de salud a través de su empleador, puede cambiarlos durante el “período de inscripción abierta”. Por lo general, es en otoño. Esta es la oportunidad de elegir un plan de salud nuevo, elegir otros beneficios o cancelar su plan actual.

Las únicas otras instancias en las que puede cambiar sus beneficios de salud son las siguientes:

  • Se casa.
  • Se divorcia o separa legalmente.
  • Da a luz a un niño o lo adopta.
  • Pierde su cobertura de salud porque su cónyuge o pareja se queda sin trabajo.
  • Pierde su cobertura de salud porque su cónyuge o pareja fallece.

Consulte con su empleador para obtener más información. 

Cuando hay cambios laborales

Cuando pierde un trabajo o cambia de empleo, por lo general, debe dejar el plan de seguro de salud que tenía a través de su empleador.  Estas son algunas de las opciones que tiene para obtener una cobertura de salud nueva:

  • Averiguar si puede permanecer en el plan de salud de su empleador durante un tiempo a través de la ley COBRA (Consolidated Omnibus Budget Reconciliation Act, Ley Ómnibus Consolidada de Reconciliación Presupuestaria) de 1985.
  • Comprender sus derechos. La ley HIPAA (Health Insurance Portability and Accountability Act, Ley Federal de Portabilidad y Responsabilidad de los Seguros de Salud) de 1996 hace que sea más fácil cambiar de trabajo sin perder la cobertura de salud. 
  • Adquirir un plan de seguro de manera independiente.
  • Unirse a un programa gubernamental, como Medicaid.

¿Se graduará de la universidad pronto?

Tal vez esta sea la primera vez en la que piensa en los beneficios de un plan de salud. Para obtener cobertura, considere estas opciones:

  • Unirse al plan de salud de sus padres o permanecer en él. Comuníquese con el departamento de Recursos Humanos del empleador de ellos y solicite más información.
  • Inscribirse a través de un nuevo empleador.
  • Adquirir un plan de salud de manera independiente. 

Se necesita JavaScript

Para aprovechar al máximo su experiencia en Aetna.com, necesita habilitar JavaScript.
Sepa cómo configurar su navegador para habilitar JavaScript.

Está saliendo del sitio en Internet de Aetna.

Los enlaces a los sitios que no son de Aetna se brindan únicamente para su conveniencia. Aetna Inc. y sus compañías subsidiarias no son responsables ni responden por el contenido, la precisión o las prácticas de privacidad de los sitios vinculados, ni por los productos o servicios descritos en dichos sitios.

Continuar