00
Ir al contenido principal

Recursos de respuesta en casos de crisis

Obtenga información y recursos útiles para usted y sus empleados en tiempos de crisis.

Cómo brindar apoyo en su lugar de trabajo después de un incidente traumático

 

Cuando sucede una tragedia, no se puede seguir trabajando como si no hubiera pasado nada. Un accidente, un desastre natural, el fallecimiento de un empleado: todos son hechos que pueden afectarnos emocionalmente. Entonces, puede llevar más tiempo volver a trabajar con normalidad cuando las personas están intentando lidiar con lo sucedido.

Como empleador o gerente, usted también tiene una tarea difícil. ¿Cómo ayudar a los empleados con sus necesidades emocionales y lograr que el trabajo se realice? ¿Y cómo hacer para no olvidarse de uno mismo mientras tanto? Con su ayuda, los empleados podrán regresar a su rutina diaria, tanto en lo personal como en lo laboral.

Las tragedias son impredecibles. Nos toman por sorpresa. Pero cuando logra entender cómo reaccionan las personas ante ellas, se hace más fácil reconocer los problemas y lidiar con ellos.
 

Después de una tragedia, podemos experimentar un estrés agudo. Ante este tipo de estrés, el organismo y el cerebro se ponen en modo supervivencia. Por eso, las actividades normales resultan difíciles de realizar. Los síntomas del estrés agudo pueden ser de distintas clases:
 

  • Físicos: Aceleración cardíaca, mareos, temblores, sudoración, dificultades para dormir, dolor de estómago y fatiga.
  • Mentales: Negación, culpa, confusión, mala memoria, errores frecuentes y problemas de concentración.
  • Emocionales: Culpa, ansiedad, conmoción, miedo, desazón, frustración e ira.
  • Organizacionales: Baja moral, ausentismo, conflictos, baja productividad y errores.

El estrés agudo desaparece gradualmente con el tiempo, pero a veces surgen sucesos inesperados o cosas que vemos o escuchamos que nos recuerdan la tragedia. Debido a estos disparadores emocionales, se pueden desencadenar reacciones de estrés agudo meses o años después del hecho.

Todos respondemos de forma diferente ante una tragedia. Existen factores que pueden cambiar la forma de lidiar con una tragedia y cuánto tardamos en recuperarnos. Estos son algunos de estos factores:

  • Historias personales: Si sufrió una situación traumática en el pasado, puede que le resulte más difícil salir adelante.
  • Cercanía con la tragedia: Las personas que han sido testigos de una tragedia sienten mayor estrés que aquellas que solo escucharon hablar de ella. Aquellas que eran cercanas a la persona fallecida tendrán más dificultades que aquellas que no lo eran.
  • Resiliencia: Puede desarrollarse mediante hábitos saludables. Las personas que cuentan con redes de contención y se cuidan pueden recuperarse más fácilmente después de una tragedia.

No hay reglas cuando se trata de una tragedia. Cada uno debe encontrar la mejor forma de lidiar con ella a su debido tiempo. Sin embargo, si nota que un empleado tiene problemas de estrés agudo o de desempeño al cabo de un mes del incidente, quizá deba ofrecerle más ayuda.

Una vez que sepa que los empleados necesitan ayuda, puede ser útil elaborar un plan. ¿Qué sirve y qué no?

  • Comuníquese. Los empleados pueden sentir que a la gerencia no le interesa o que trata de esconder algo si la comunicación relacionada con la tragedia no es oportuna ni clara. Y esto puede dar lugar a rumores. Comparta la información disponible al público y mantenga al personal informado.
  • Demuestre cuidado y preocupación. Acérquese a los miembros de su equipo de trabajo para saber cómo están. No olvide volver a preguntar cómo se sienten aunque haya pasado tiempo desde la tragedia. Es posible que las personas se sientan afectadas durante un tiempo.
  • Proporcione recursos. Trate de averiguar lo que sus empleados necesitan. ¿Alguien necesita irse del trabajo a su casa y estar con sus seres queridos? ¿Alguien necesita nuestro número o leer artículos sobre cómo sobreponerse? ¿O puede ser útil contar con un consejero dentro de las instalaciones?

Su lugar de trabajo exige determinados estándares. Pero, ¿cómo satisfacer las necesidades laborales habituales cuando se produce una situación anormal?  Tenga en cuenta estos consejos y vea si son útiles en su organización:

Inmediatamente después de la tragedia:
 

  • Establezca prioridades entre aquello que debe hacerse y lo que puede esperar.
  • Permita a los empleados que se tomen más pausas y extiendan los plazos de entrega.
  • Vea si puede permitir que los compañeros de trabajo asistan al funeral del empleado que falleció.
  • Alivie las tareas (temporalmente) de los empleados más afectados.
  • Ayude en lo que pueda y pida colaboración a otros departamentos, grupos de trabajo, etc.

 

A medida que el tiempo transcurre:
 

  • Manténgase visible y recorra el lugar de trabajo para ver cómo está el personal.
  • Celebre el trabajo en equipo y reconozca los éxitos.
  • Entienda que las personas pueden sentirse molestas por la tragedia incluso mucho tiempo después de que ha pasado.
  • Encuentre la manera de rendir homenaje a los empleados fallecidos.
  • Cuídese e inste a sus empleados a hacerlo también.


Es posible que usted se sienta frustrado cuando los empleados cometen errores, trabajan más lento o tienen un retroceso en su desempeño. Recuerde que estos son signos de angustia emocional. Cuando hable con los empleados sobre su desempeño, trate de tener sensibilidad ante su estado emocional. Averigüe qué tipo de apoyo necesitan y ofrezca recursos.

Como gerente, no es inmune al estrés de una tragedia. Es importante que se tome un tiempo para cuidar de usted mismo. Si se cuida bien, podrá lidiar con la situación y hacer un mejor trabajo ayudando a otros. Estos son algunos consejos:

 

  • Cuide su cuerpo. El estrés nos afecta físicamente. Por eso, trate de comer y dormir bien, manténgase activo y evite el abuso de sustancias.
  • Separe sus emociones de las de los demás. Es posible que sienta que está llevando la carga emocional que les pertenece a otros. Intente mostrar empatía sin tratar de resolver las emociones ajenas.
  • Utilice redes de apoyo positivas. Rodéese de personas saludables y positivas. Hable con amigos y seres queridos sobre cómo se siente.

Avisos legales 

“Aetna” es el nombre comercial que se utiliza en los productos y servicios ofrecidos por una o más de las compañías del grupo Aetna, entre las que se incluyen Aetna Life Insurance Company y sus filiales (denominadas “Aetna”).

Los planes de beneficios y de seguro de salud tienen exclusiones y limitaciones.

También de interés: